Ariernachweis (Eng)

March 26th 2021

Freedom is the closest we can get to God.

The NSDAP (National Socialist German Workers’ Party), like the PNF (National Fascist Party) placed themselves in an equidistant distance from both Marxism and capitalism. Exactly the same as Social Democracy and its allies, among which are the Christian Democrats (Social Christians, in the German version) and the Church, whose social line fluctuates between Marxism and that social democratic third way. Also the “do-gooder” movements that have arisen as a side-effect of the easy life and the gift of the new Western and white generations, which have been skilfully seized and recycled in favor of their interests by those who dream of occupying the place of privilege enjoyed, for a short time, by those generations of daddy’s boys.

The big problem of idiots is not having any problems.

It is by no means anecdotal or coincidental that one of the two parties that are the backbone of the kleptocracy established in Spain after Franco’s death is called the Spanish (National) Socialist Workers Party (PSOE). As it is not that, after the last great war, a decree of impunity was promulgated de facto (everything is “de facto” outside the rule of law) which condemned to the gallows a small number of designated scapegoats (the masses are content with little) and left the vast majority of the participants in one of the two great massacres that Humanity has suffered (the other being communism) safe from justice, when not recruited and rewarded to form the elite of what would become the Europe of the Allied bloc.

The spirit of Nazism was perpetuated in what would give rise to the current EU, from where the truly anti-Nazi and anti-communist Great Britain has just left, unable to bear the stench that this imitation of the Third Reich, updated in form and now consolidated in substance, gave off. Nor is it a coincidence that it is the neighbors of that first attempt to “unite” Europe under German leadership (today the Gallic country is once again a Vichy France), grouped in the Visegrad group, who, still fresh in the memory of the two socialisms, the national and the international, oppose heroic resistance to the bureaucratic and financial hosts of this second attempt at “union” with headquarters in another “B”: Brussels.

Tampoco es anecdótico ni casual que el “(nacional)socialismo(demócrata)”, agrupado en la Große Koalition, aúne el pensamiento único de una ideología atrozmente colectivista con la sangre y los genes. Antes fue el estigma racial. Ahora el viral. Axiomas sanguíneos que soportan con burda lógica la imposición del un régimen liberticida que, antes o después, deviene en asesino (no lo olvide nadie), que cada día que pasa se parece más a aquél contra el que lucharon los países libres, liderados y prácticamente reducidos a mundo anglosajón heredero de la Glorious Revolution y de la Revolución Americana, que terminó por extenderse y conquistar a la antigua metrópolis británica en tiempos de Margaret Thatcher.

Before it was the ariernachweis. Now it is the green passport. Both with the same consequences: to establish two classes, no longer social but human, with different rights, freedoms and, finally and inevitably, standard of living. But this is not a matter of improvisation but another step in the establishment of totalitarianism which, like its communist twin, those of us who consider ourselves children of freedom thought we had defeated.

Both ariernachweis and green passport are a mark of blood. The true mark of the Beast, now embodied in a QR code.

Both, the Aryan race and the PCRvirus, are an invention, a lie, a pathetic and laughable farce if it were not for the terrible consequences that one brought about and those that, if we do not remedy it, the other will undoubtedly bring about. All the pseudo-scientific paraphernalia in which the racial supremacism of the Third Reich was wrapped is exactly of the same nature as the new totalitarian process that is wreaking havoc, especially in Western countries with a white majority.

The blood. Everything is again in the blood instead of in the mind and will of the people. And, in the face of blood, there is only submission. We cannot decide to stay out of the race or the pandemic, because the axis of social life and, for those who accept it, also of personal life, has become something alien to individual freedom and now depends on the will of the masters backed by what we inevitably carry inside us, like a modern version of the original sin. That is what confers power to our tyrants, as to those of yesteryear was God. Both are extrahuman instances, before which resistance is blindness or criminal wickedness against public health.

In the communist world, the international twin of national (socialism), dissidence, resistance to oppression and misery, was and, camouflagedly still is, a public health problem. Dissidents were (and are) cured (re-educated) of their mental-ideological illness caused by the infection of the liberal-capitalist pandemic. It was done in the gulags and in the re-education camps. Or in the extermination camps in order to stop the disease by eliminating the incurable cases.

Internationalist socialism, which was not based on blood, but on the profession of faith, now converges with nationalist socialism and medieval dogmatism in the PCRvirus, an entelechy incarnated by means of fallacies and deceptions before which one can only believe or not believe, Affirmationists against negationists. It is curious that no one has considered that we are facing a question of faith, religious or secular, since this (not realizing) reveals to what extent the New Normality has crystallized (that is what it is all about). Blood, faith, believers and heretics.

Livestock irons tell us only one difference: the difference between herd members and feral animals. Everything else is just infighting between farmers, publicized to steal each other’s livestock.

Ghettos to lock up the population when and where it is convenient. Road, airport and train controls to prevent mobility without a green passport. Vetoed access to education, business start-ups or work, even entertainment. Censorship of disaffected opinions and damaging news. Limitation of social contacts and dissolution of individual identity. Rationing cards for environmental sustainability, combating climate change and multicultural solidarity. Selective confinement in internment centers for dissidents, naysayers and those contaminated by impurity… Civil and, finally, physical death through a hidden eugenics of the elderly and chronically ill.

Isn’t all this happening right under our noses without us, just as it happened then, wanting to take notice? Isn’t there now the same social pressure from those who later collapsed when they were forced to remove the corpses from the concentration camps next to their homes? Isn’t the establishment of totalitarianism supported by the same masses of fanatics willing to follow to the letter the affirmationist lies that the information and propaganda media spread a thousand times to turn them into truth?

It is not an unimportant anecdote, nor is it an isolated coincidence that the new ariernachweis, the green passport, the medieval statute of purity of blood, has been approved in the Reichstag in Brussels. It is not simply one more step in the totalitarian logic that reversed the Allied triumph in Europe under the pretext of the Cold War and that established a neo-feudalism of lords and serfs from whom to steal, exactly as in the Middle Ages, half of their work and fortune, under the same pretext of protecting them and with the same consequence of subjugating them. The green passport is not just another measure, but the limit with no turning back between a new normality and a dictatorial regime perfectly comparable to what would be a IV Reich or, everything is possible, a new USSR. After all, they started World War II together and are ending it together after that false end: Yalta.

Much worse. Great Britain and all its Commonwealth, together with the USA, much as they were eighty years ago, are seduced by the regenerative (resetting) ideas of the New Normal of blood purity, the saving liberticides, the stigmatizing vaccines, the habits of submission established in just a few months and the millenarian superstitions. Perhaps, when they wake up, if they do, they will no longer have the time or the strength to repeat the feat of the Normandy beaches. Perhaps they will only be able to invent their own version, superficially different from the New World Order of a thousand years, the second part of the greatest monstrosity caused by the worst human invention: ideologies. And, within these, National or International Socialism. It doesn’t matter.

Maybe it doesn’t matter what we do, because the inertia of the fait accompli dissipates all our efforts. Perhaps we can now only choose between carrying the mark in our blood to obtain the PCRnachweis or refuse and become pariahs, prisoners of the new konzentrationslager or members of a resistance doomed in advance to defeat, because it never ever fought. Perhaps we have been preemptively deceived by our own generals, who never planned to fight this titanic battle. Perhaps everything was decided many years ago and the conspiracists, voluntarily turned into caricatures of their truth, are right. But, even so, there is something screaming inside us. Something still healthy:

What is this madness? What kind of inertia is dragging us along so that we do not see what is happening… for the second time? When was the war lost?

After the decision just taken by the Reichstag in Brussels, and to be followed by the leaders of the (only) party, the only options are to surrender or to fight. Fight for real, doing as much damage as possible to the enemy. Or give up for real and stop whining in the troughs of the Internet, assuming, as are doing one after another those who only a few months ago were crying out against plandemia, that the bug exists, that it is a threat to Humanity, that only by losing freedom and, the Western banks, prosperity can we save ourselves and the planet, and that the vaccines that those who manufacture them do not want to guarantee are a blessing and not the instrument to separate humans into two categories: The convicts and those on parole.

The Fourth Reich has been proclaimed in Brussels. The prodromes of an invasion. When the caravels come sailing across the sky, they will find herds of lambs marked with PCRnachweis, and some caged wolves on the other side of the QR code bars they refused to get.

Exaggeration?

Look around you… and wait just a few months.

Ariernachweis

26 Marzo 2021

La libertad es lo más cerca que podemos estar de Dios.

El NSDAP (Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán), como el PNF (Partido Nacional Fascista) se ubicaban a sí mismos en una lejanía equidistante tanto del marxismo como del capitalismo. Exactamente igual que la socialdemocracia y sus allegados, entre los que se cuentan los democristianos (socialcristianos, en versión germana) y la Iglesia, cuya línea social fluctúa entre el marxismo y esa tercera vía socialdemócrata. También los movimientos “buenistas” surgidos como efecto secundario de la vida fácil y regalada de las nuevas generaciones occidentales y blancas, de los que hábilmente se han apoderado y reciclado en favor de sus intereses los que sueñan con ocupar el lugar de privilegio del que, por poco tiempo, disfrutan esas generaciones de niños de papá.

El gran problema de los idiotas es no tener ningún problema.

En absoluto es anecdótico y casual que uno de los dos partidos que vertebran la cleptocrácia instaurada en España tras la muerte de Franco se denomine Partido (nacional)socialista Obrero Español (PSOE). Como no lo es que, tras la última gran guerra, se promulgara de facto (todo es “de facto” fuera del estado de derecho) un decreto de impunidad que condenaba a la horca a uno reducido número de señalados chivos expiatorios (las masas se contentan con poco) y dejaba a la inmensa mayoría de los partícipes en una de las dos grandes masacres que ha sufrido la Humanidad (la otra es la del comunismo) a salvo de la justicia, cuando no reclutados y premiados para conformar la élite de lo que sería la Europa del bloque Aliado.

El espíritu del nazismo quedó perpetuado en lo que daría lugar a la actual UE, de donde acaba de irse la verdaderamente antinazi y anticomunista Gran Bretaña, incapaz de soportar el hedor que ese remedo de III Reich actualizado en las formas y, ahora, consolidado en el fondo desprendía. Tampoco es casualidad que sean los vecinos de aquél primer intento de “unir” Europa bajo la batuta alemana (hoy el país galo es de nuevo una Francia de Vichy), aglutinados en el grupo de Visegrado, los que, aún fresca la memoria de los dos socialismos, el nacional y el internacional, opongan una resistencia heroica a las huestes burocráticas y financieras de este segundo intento de “unión” con sede en otra “B”: Bruselas.

Tampoco es anecdótico ni casual que el “(nacional)socialismo(demócrata)”, agrupado en la Große Koalition, aúne el pensamiento único de una ideología atrozmente colectivista con la sangre y los genes. Antes fue el estigma racial. Ahora el viral. Axiomas sanguíneos que soportan con burda lógica la imposición del un régimen liberticida que, antes o después, deviene en asesino (no lo olvide nadie), que cada día que pasa se parece más a aquél contra el que lucharon los países libres, liderados y prácticamente reducidos a mundo anglosajón heredero de la Glorious Revolution y de la Revolución Americana, que terminó por extenderse y conquistar a la antigua metrópolis británica en tiempos de Margaret Thatcher.

Antes fue el ariernachweis. Ahora el pasaporte verde. Ambos con las mismas consecuencias: establecer dos clases no ya sociales sino humanas con diferentes derechos, libertades y, final e inevitablemente, nivel de vida. Pero esto no es un asunto improvisado sino un paso mas en la instauración totalitarismo que, al igual que su gemelo comunista, creíamos haber derrotado los que sí nos consideramos hijos de la libertad.

Ambos, ariernachweis y pasaporte verde, son una marca de sangre. La verdadera marca de la Bestia, ahora plasmada en un código QR.

Ambos, la raza aria y el PCRvirus, son un invento, una mentira, una farsa patética y risible si no fuera por las terribles consecuencias que deparó una y las que, si no lo remediamos, traerá sin la menor duda la otra. Toda la parafernalia pseudocientífica en la que se envolvió el supremacismo racial del III Reich es exactamente de la mismo índole que la que está arropando al nuevo proceso totalitario que hace estragos, muy especialmente, en los países occidentales de mayoría blanca.

La sangre. Todo vuelve a estar en la sangre en lugar de en la mente y la voluntad de las personas. Y, ante la sangre, sólo cabe el sometimiento. No podemos decidir quedar al margen de la raza o de la pandemia, porque el eje de la vida social y, para quien lo acepte, también de la personal, ha pasado a situarse en algo ajeno a la libertad individual y ahora depende de la voluntad de los amos respaldada por lo que llevamos dentro de forma inevitable, como una versión moderna del pecado original. Eso es que confiere el poder a nuestros tiranos, como a los de antaño era Dios. Instancias extrahumanas ambas, ante las que la resistencia es ceguera o maldad criminal contra la salud pública.

En el mundo comunista, el gemelo internacional del nacional(socialismo), la disidencia, la resistencia a la opresión y la miseria, era y, camufladamente sigue siendo, un problema de salud pública. Los disidentes eran (y son) curados (reeducados) de su enfermedad mental-ideológica causada por la infección de la pandemia liberal-capitalista. Se hacía en los gulag y en los campos de reeducación. O en los de exterminio para atajar la enfermedad eliminando los casos incurables.

El socialismo internacionalista, que no se sustentaba en la sangre, sino en la profesión de fe, ahora confluye con el socialismo nacionalista y el dogmatismo medieval en el PCRvirus, una entelequia encarnada mediante falacias y engaños ante la que sólo cabe creer o no creer, Afirmacionistas contra negacionistas. Curioso que nadie se haya planteado que estamos ante una cuestión de fe, religiosa o laica, pues esa (no darse cuenta) nos revela hasta qué punto ha cristalizado la Nueva Normalidad (de eso se trata). Sangre, fe, creyentes y herejes.

Los hierros ganaderos sólo nos indican una diferencia: la que existe entre los miembros del rebaño y los animales asilvestrados. Todo lo demás son luchas internas entre granjeros publicitadas para robarse el ganado unos a otros.

Guetos para encerrar a la población cuando y donde conviene. Controles de carreteras, aeropuertos y trenes para impedir la movilidad sin pasaporte verde. Acceso vetado a la educación, la creación de empresas o el trabajo, incluso la diversión. Censura de las opiniones desafectas y de las noticias perjudiciales. Limitación de los contactos sociales y disolución de la identidad individual. Cartillas de racionamiento por sostenibilidad ambiental, lucha contra el cambio climático y solidaridad multicultural. Confinamiento selectivo en centros de internamiento para, disidentes , negacionistas y contaminados por la impureza… Muerte civil y, finalmente, física mediante una soterrada eugenesia de ancianos y enfermos crónicos.

¿No está sucediendo todo esto delante de nuestras narices sin que, igual que ocurrió entonces, queramos darnos por enterados? ¿Acaso no existe ahora la misma presión social por parte de los que luego se derrumbaban al ser obligados a sacar los cadáveres de los campos de concentración que había junto a sus casas? ¿No se soporta la instauración del totalitarismo en las mismas masas de fanáticos dispuestos a seguir al pié de la letra las mentiras afirmacionistas que los medios del información y propaganda difunden mil veces para convertirlas en verdad?

No es una anécdota sin importancia ni, tampoco, una casualidad aislada que se haya aprobado en el Reichstag de Bruselas el nuevo ariernachweis, el pasaporte verde, el medieval estatuto de pureza de sangre. No es simplemente un paso más dentro de la lógica totalitaria que revirtió el triunfo aliado en Europa con el pretexto de la Guerra Fría y que instauró un neofeudalismo de señores y siervos a los que robar, exactamente igual que en el medievo, la mitad de su trabajo y fortuna, bajo el mismo pretexto de protegerlos y con la misma consecuencia de someterlos. El pasaporte verde no es una medida más, sino el límite sin marcha atrás entre una nueva normalidad y un régimen dictatorial perfectamente homologable a lo que sería un IV Reich o, todo es posible, una nueva URSS. Al fin y al cabo empezaron la II Guerra Mundial juntos y juntos la están terminando tras ese final en falso: Yalta.

Aún mucho peor. Gran Bretaña y toda su Commonwealth, junto a EEUU, en buena medida igual que ocurrió hace ochenta años, se encuentran seducidos por las ideas regeneradoras (reseteadoras) de la Nueva Normalidad de la pureza de sangre, los liberticidios salvadores, las vacunas estigmatizadoras, los hábitos de sumisión asentados en apenas unos meses y las supersticiones milenaristas. Quizá, cuando despierten, si lo hacen, ya no tengan tiempo ni fuerzas para repetir la hazaña de las playas de Normandía. Quizá sólo puedan inventar una versión propia, superficialmente distinta del Nuevo Orden Mundial de los mil años, segunda parte de la mayor monstruosidad causada por el peor invento humano: las ideologías. Y, dentro de estas, el nacional o internacionalsocialismo. Da igual.

Quizá no importe lo que hagamos, porque la inercia de los hechos consumados disipa todos nuestros esfuerzos. Quizá ya sólo podemos elegir entre llevar la marca en la sangre para obtener el PCRnachweis o negarnos y convertirnos en parias, en prisioneros de los nuevos konzentrationslager o miembros de una resistencia condenada de antemano a la derrota, porque nunca jamás luchó. Tal vez hemos sido preventivamente engañados por nuestros propios generales, que nunca tenían previsto dar esa titánica batalla. Tal vez todo estaba decidido desde hace muchos años y los conspiranóicos, voluntariamente convertidos en caricaturas de su verdad, tengan razón. Pero, aun así, hay algo que grita en nuestro interior. Algo todavía sano:

¿Que es esta locura? ¿Qué clase de inercia nos arrastra para que no veamos lo que ocurre… por segunda vez? ¿Cuándo se perdió la guerra?

Después de la decisión que acaba de tomar el Reichstag de Bruselas, y que seguirán los dirigentes del (único) partido, las únicas opciones son rendirse o luchar. Luchar de verdad, haciendo todo el daño posible al enemigo. O rendirse también de verdad y dejar de lloriquear en los abrevaderos de Internet, asumiendo, como están haciendo uno tras otro los que hace apenas unos meses clamaban contra la plandemia, que existe el bicho, que es una amenaza para la Humanidad, que sólo perdiendo la libertad y, los bancos occidentales, la prosperidad podemos salvarnos y salvar al planeta y que las vacunas que no quieren garantizar quienes las fabrican son una bendición y no el instrumento para separar a los humanos en dos categorías: Los convictos y los que gozan de libertad vigilada.

El IV Reich ha sido proclamado en Bruselas. Los pródromos de una invasión. Cuando lleguen las carabelas surcando el cielo, encontrarán manadas de corderos marcados con PCRnachweis, y algunos lobos enjaulados al otro lado de las barras del código QR que se negaron a obtener.

¿Exageración?

Mira a tu alrededor… y espera tan sólo unos meses.

Impunity

March 10th 2021

A year ago, the world entered a medieval fog in which the most advanced societies of the 21st century accepted completely irrational and pre-scientific political and sanitary approaches based on epidemiological control methods centered on confinement, obscurantism (prohibition of autopsies, secrecy of the composition of vaccines…) and a persecution against rational and scientific dissidence that has served, paradoxically, as a seedbed for the most varied conspiracy theories. All this is wrapped up in an apocalyptic atmosphere characterized by the inexplicability in terms of “logical normality” of most of the events, among which it is worth mentioning:

  • The disproportionate reaction to levels of collective hysteria in the face of an epidemic classified as a “pandemic” by the same international organization, the WHO, which a year ago predicted hundreds of millions of deaths worldwide. A disease caused by a coronavirus that has never been isolated or sequenced and which has allegedly infected, to date, 1.5% of the world’s population and killed 0.03%. Epidemiologically ridiculous figures, however regrettable and dramatic each death may be.
  • The tremendous power of the mass media to manipulate public opinion in the most advanced, educated and free countries on Earth.
  • The first large-scale censorship event of social networks carried out in a coordinated manner by companies in the free world, exactly as it was being done in totalitarian nations such as China, for example.
  • The unsuspected ease with which the population of the vast majority of democratic nations has accepted an elimination of rights and freedoms and a control and blockade of economic activity without historical precedent in the last 100 years.
  • And one last event that undoubtedly feeds any conspiracy theory, however extravagant it may seem: the practical unanimity of political, religious, economic and even scientific leaders sustains the disproportionate and, therefore, false seriousness of an epidemic that has become a pandemic as a pretext to impose a liberticidal regime with which they intend to replace the old democracies stealthily converted into demoscracies.

It is true that the events have been and continue to be of a magnitude and extravagance (to put it with some moderation) unthinkable just a year and a half ago. But it is also true that we should not let ourselves be carried away by the millenarian hysteria that has given support to the historical nonsense we are witnessing live guided by the subliminal story, sometimes grossly evident, of the new doctrinal dogmatics, because not everything is so global or transcendent nor, of course, all the options are to assume without further ado the fatalism, collectivism and medievalism in which it is intended to keep focused the attention of both the affirmationist believers and the denialist heretics.

Big Global Change? Not at all. The New Normal boils down to the stupid ruin, loss of freedoms and geostrategic power of the Western free world.

Perhaps, as the years or, at the current frenetic pace, the months go by, some of the self-serving prophecies that swarm around will materialize. But, for the moment, the only thing that has really changed, for the worse, is the life of the free, western, white racial majority countries. For it is in them that the loss of freedoms and rights (won over 500 years), of economic well-being and geostrategic power has been concentrated. The rest of the planet, including the “Asian” democracies, the Third World or developing nations without a white racial majority and the heirs of the socialist bloc of the Cold War, such as Russia or, especially, the big winner of all this, China, continue more or less as they were, if only having suffered indirectly, attenuated and with unequal luck the economic crisis that the “white West” has self-inflicted without any need whatsoever.

The only victims, protagonists, authors and essential cooperators of this brutal and stupid change for the worse have been the Europeans, the North Americans and some Latin American nations. Nothing more… And nothing less. So, of great global change, of a new world order, of a reset, nothing at all. A simple, however huge and absurd it may be, change of political, technological, military and economic hegemony, the most remarkable feature of which is that it is the leaders of these countries who have overthrown themselves, condemning their citizens to a present and a future five hundred years into the past. Our leaders, decisively helped by two things: the mass media and a majority of the population that, as far as we can see, was not really immunized against totalitarianism, irrationality and submission. And, as we know: when something is not deserved, it does not take long to be lost.

We can give the matter many twists and turns. We can spin it in nuances, offer apologies and justifications, offer reasons out of the broadest sleeve we can find. But the reality is this: It has been too easy to steal the freedom and prosperity of white Westerners. And here we should make some reflection to bring some humility to the lingering supremacism of our societies that, throughout the post-war years, seem to have been populated by daddy’s boys and nouveau riche who do not know how to value what their elders gave them and, precisely for that reason, let it be taken away from them.

But there is another, much deeper reason why entire nations have allowed themselves to be robbed of freedom and prosperity on the back of such a crude charade.

An immense impunity runs through history and the present. The disproportion, no matter the time, place or circumstances, between the damage caused to millions of people and the punishment suffered by those responsible is shocking. If we look back or look around us, we will see that impunity is what dominates human societies with few exceptions.

Of all those who participated in, collaborated with, or simply consisted without any weighty justification in the millions killed by Nazism, how many paid for their crimes? Practically no one. That is to say, a general impunity was decreed, an immense silence, an atrocious oblivion that protected the, at least, hundreds of thousands that should have paid for their criminal actions or omissions.

If we contemplate the crimes of the two great communist nations, the USSR and China, the millions of dead imprisoned, tortured… it is even worse. In Cambodia? Only a few dozen convicted. And so on, all over the world and throughout the ages, ideologies, religious beliefs and political systems, including consolidated democracies theoretically governed by the rule of law, but, in practice, by the fait accompli and the impunity enjoyed by the powerful, no matter what noble title they award themselves and in which, in the end, everything comes for free to the immense majority by simply invoking supreme goods, apocalyptic catastrophes (the pandemic, remember) or, simply, by incinerating some scapegoat in the public square of the news.

The great larcenies disguised as sectoral or general economic crises, with their aftermath of suffering and despair, have gone completely unpunished just by appealing to those old tricks of what is now euphemistically called “social engineering”. It happened in 2008, when, in the words of one of those charlatans, capitalism was going to be re-founded, on a more solid and fairer basis, of course, which consisted of the usual: that the serfs pay, those who love to believe they are sovereign people, free citizens and I don’t know how many other things. And it is happening right now in an even more shameless and harmful way on the occasion of the falsely serious epidemic that has led us (we are allowing ourselves to be led) to the beginnings of the terrible dictatorships that have marked the twentieth century in search of what now seems to be a novelty: absolute power over the globality initiated by the Spanish and Portuguese fleets 500 years ago.

This impunity, which was thought to have been banished from the democratic world, is what keeps the same leaders who let themselves be deceived (let’s think about it) by China and the WHO in the dilemma of, on the one hand, covering up their mistake with the vaccine counterfeit to escape their responsibility and, on the other hand, maintaining the pandemic deception thanks to which their former citizens, transformed into submissive servants, have given them immense power. On the other hand, to maintain the pandemic deception thanks to which their former citizens, transformed into submissive servants, have given them immense power. An irresistible temptation that explains the chaos and the ups and downs of health, economic and (anti)democratic political policies.

The vast majority of society has accepted, without offering the slightest resistance, that our leaders steal our freedom, economic well-being and future.

Why?

The answer is not simple, since many factors intervene in different proportions to explain or, more often than not, justify such an absurd behavior as giving up a good without any need and, moreover, defending those who steal it from us. But we can make it very simple if we focus on the main explanatory factor: the “Extended Stockholm Syndrome“.

There is no need to get lost in erudite disquisitions or exhaustive lists of cases and examples. Everyday life, news and history are full of them, and it is only necessary to strip the facts of the rhetoric with which they are disguised as necessity, threat or virtue.

And the central fact of this “dadaist” scenario is that an immense majority of the population is accepting the implantation of a totalitarian regime under the justification of a falsely serious pandemic by the same mechanisms that sustain the most rigidly hierarchical primate societies and that we can summarize as “Stockholm Syndrome”, which consists in justifying, defending or collaborating with those who steal our freedom or property. There is no more, because it is not necessary to say more to understand the simple and depressing reality that underlies such an absurd event as the New Normality (liberticidal and impoverishing) that is being installed where it did not exist: in the western, advanced, rich, democratic and white racial majority world (sorry, that’s how it is).

How does this vertebral syndrome of human societies operate in individuals?

  • Making you depreciate your individual or proximate strength and count your assets in liabilities. Your strengths (family, money, work, social position, freedom…) you transform them into weaknesses, into things you can lose and not into things that help you fight, weapons with which you can attack your aggressors and morale with which you can feed your strength and that of those around you. Having money, social position, family… is not a handicap but an advantage.
  • By making you seek alliances (majorities) and either increase your strength or the weakness of your hierarchical superiors.
  • Exalting the strength (and reason) of hierarchical superiors far above what they actually possess. They are people like you, flesh and blood, as soon as you leave them alone, that is to say, as soon as you prevent them from protecting themselves in the anonymity of the masses, of the herd, of the “public”, of the administration. As soon as you decide not to fight, legally or illegally, against that collective of power but against that single person. As soon as you tell yourself and say: I’m going to get you personally. No matter who you are or what happens to me.
  • Making you help control and punish others.
  • Keeping yourself isolated, hidden, immobilized or mimicked among the masses so as not to be singled out and avoid being the target of the predators with which you identify the powerful as soon as they dress (with skins-uniforms) as superior beings.
  • Not reacting, not defending yourself. Even literally embracing the one who beats you, robs you, exploits you, imprisons you…
  • Voluntarily giving up your goods, time, money and effort to preserve them. Like the monkey hugging its aggressor. Thinking that losing your freedom is what makes you free.

This is the sign above the door of the New Normal internment camp: Einreichung macht frei (Submission sets you free).

But neither the illegitimate law nor the perversion of the law is binding. To be illegal in such circumstances is the most legal thing to do. And, in those circumstances, it is in yourself that everything truly transcendent resides. The rest is pure inertia, completely indifferent to your suffering or your happiness. Submission does not make you free. Neither does the world. Only you can free yourself or imprison yourself with every decision. Even against imposition, deciding against force, use force.

The rule of law is abolished, two yardsticks are established according to ideology, race, sex… and those who are harmed continue to abide by the rules of the game that their opponents break with total impunity. There we have the social networks, the only truly global and free space we have left, full of victimizing comments, complaining about this double standard while, at the same time, defending the “perverted legality” and the competitive disadvantages they suffer by playing fair (we are better, we can’t lower ourselves to their methods…) against those who play dirty and, moreover, protected by the referee and the spectators teleguided by the official megaphone.

Absurd. Incredible but, nevertheless, undeniably true. Defending the same law and order that allows its non-compliance and protects the illegals whose strategy consists of sowing chaos and violence to gain what they would have lost in any true and firmly democratic society.

Use force in all its forms? Of course, provided that two circumstances are present: that you are in a state of necessity, that is, that you are unable to obtain for yourself and your loved ones a minimally dignified living conditions and, secondly, that the rule of law has been violated.

The illegality of suspending the rights set forth in Article 19 of the Spanish Constitution is grossly obvious if it is not, as stated in Article 55 of the same, through the declaration of a state of emergency or siege. Never under the protection of the declaration of a state of alarm.

Discrimination in the enforcement of the law for reasons of race, sex, ideology, religion, etc., is grossly and scandalously obvious. Such is the evidence that people from the negatively discriminated groups, who are not tolerated any kind of illegality, constantly denounce in the media or, unsuccessfully (as it could not be otherwise) before the justice system, the facts protected by the consented illegality, in matters of immigration, street violence or alleged crimes committed by the political class.

An immigrant can live peacefully violating the Alien Law without the authorities obliged to enforce the law doing anything at all and without suffering the legal consequences of such omission. Everyone breaks the law and no one is accountable to it.

Street demonstrations by groups that are positively discriminated against in Western democracies (BLM, Antifa, leftists, feminists, immigrants, Muslims…) can reach levels of extreme violence without the forceful action required by law to repress the offenders and prevent them from inflicting damage to persons or property. Again, the vast majority of those involved, demonstrators and authorities, go unpunished.

And, while all this happens in a daily and ostentatious way, the negatively discriminated collectives continue defending and complying with the law that, in fact, does not protect them and, moreover, devoutly paying their taxes to sustain this state of affairs (no longer State) in which they are the victims. And they do it under the same arguments as all the victims affected by the Stockholm Syndrome: Someone (the kidnappers, the jailers, the bullies, the tyrants, the leaders) has to safeguard the (arbitrary) “order” under which I can only be safe and, moreover, I can do nothing to defend myself. Thus, when the opportunity arises to escape, not to pay, to protect themselves or to do away with the aggressors, they do not do so but, on the contrary, they justify, excuse, protect and forgive their aggressors – protectors.

Isn’t that what is happening with those responsible for our ruin, suffering and loss of freedom?

At a time when everything invites us to focus our attention on major events and collective movements, it turns out that what is really important is to focus on what is close at hand, on what is accessible, on what we can do because it depends absolutely and only on us.

Eliminate the Stockholm Syndrome from our lives. Stop putting the interests of those who contribute nothing to us first. To stop thinking that our interests are not legitimate or that the reasons of the leaders who oppose them are more legitimate. To stop collaborating with the theft of our freedom and our material well-being. To impose a guerrilla regime around us. To live constantly in rebellion. To prevent by all means at our disposal, legal or not, that they steal our freedom, our property, our talent, our effort, our hope, our dreams, our happiness… To be the center of our lives. To go back to living from ourselves and not from that avatar tele-directed by the mental viruses of ideologies, beliefs or anything else that decides for us, making us think that we are us.

They seem like just fine words. But they are the key to true power. To exercise ourselves. To escape from our true abductor: the fearful and petty shadow in which we used to live. To reset ourselves in the opposite direction they are willingly and stupidly trying to steer us in. For that is the true New World Order, the Satanic Elite, the Great Dictator: the shadow of our true selves.

Just beautiful words. But what is the opposite, if not words of darkness and prostration? What is it that prevents us from exercising our strength against those who, after all, are nothing more than people like us? Are they not also just words? Well, then, let us choose the words with which to command and win.

It’s as simple as that… for those who do not live in permanent Stockholm Syndrome.

Impunidad

10 Marzo 2021

Hace un año el mundo se adentró en una niebla medieval en la que las sociedades más avanzadas de siglo XXI aceptaron planteamientos políticos, y sanitarios completamente irracionales y precientíficos basados en métodos de lucha epidemiológica que se centran en el confinamiento, el oscurantismo (prohibición de autopsias, secreto de la composición de las vacunas…) y una persecución contra la disidencia racional y científica que ha servido, paradójicamente, como semillero de las mas variadas teorías de la conspiración. Todo envuelto en un ambiente apocalíptico caracterizado por lo inexplicable en términos de “normalidad lógica” de la mayor parte de los sucesos, entre los que cabe destacar:

  • La desproporcionada reacción hasta niveles de histeria colectiva ante una epidemia catalogada como “pandemia” por el mismo organismo internacional, la OMS, que auguró hace un año cientos de millones de muertos en todo el mundo. Una enfermedad producida por un coronavirus que nunca ha sido aislado ni secuenciado y que ha contagiado, presuntamente, hasta la fecha a un 1,5% de la población mundial y matado al 0,03%. Unas cifras epidemiológicamente ridículas por muy lamentable y dramática que resulte cada una de las muertes.
  • El tremendo poder que han mostrado los grandes medios de comunicación para manipular a la opinión pública de los países más avanzados, formados y libres del la Tierra.
  • El primer evento de censura a gran escala de las redes sociales llevado a cabo de forma coordinada por empresas del mundo libre exactamente igual que se venía haciendo en naciones totalitarias como, por ejemplo, China.
  • La insospechada facilidad con la que la población de la inmensa mayoría de las naciones democráticas ha aceptado una eliminación de derechos y libertades y un control y bloqueo de la actividad económica sin precedentes históricos en los últimos 100 años.
  • Y un último suceso que, sin duda, alimenta cualquier teoría conspirativa por muy extravagante que parezca: la práctica unanimidad de los lideres políticos, religiosos, económicos y hasta científicos sostiene la desproporcionada y, por tanto, falsa gravedad de una epidemia erigida en pandemia como pretexto para imponer un régimen liberticida con el que intentan sustituir a las antiguas democracias convertidas sigilosamente en demoscracias.

Es verdad que los acontecimientos han sido y siguen siendo de una envergadura y extravagancia (por decirlo con cierta moderación) impensable hace apenas año y medio. Pero también es verdad que no debemos dejarnos llevar por la histeria milenarista que ha dado soporte al disparate histórico al que asistimos en directo guiados por el relato subliminal, a veces groseramente evidente, de la nueva dogmática doctrinal, porque no todo es tan global ni trascendente ni, desde luego, todas las opciones pasan por asumir sin más el fatalismo, colectivismo y medievalismo en el que se pretende mantener enfocada la atención tanto de los creyentes afirmacionistas como de los herejes negacionistas.

¿Gran cambio Global? Para nada. La Nueva Normalidad se reduce a la estúpida ruina, pérdida de libertades y de poder geoestratégico del mundo libre occidental.

Quizá, con el transcurso de los años o, al ritmo frenético actual, de los meses, lleguen a materializarse algunas de las profecías interesadas que pululan por ahí. Pero, de momento, lo único que verdaderamente ha cambiado, a mucho peor, es la vida de los países libres, occidentales y de mayoría racial blanca. Pues en ellos se ha concentrado la pérdida de libertades y derechos (conquistados durante 500 años), de bienestar económico y de poder geoestratégico. El resto del planeta, incluidas las democracias “asiáticas”, las naciones del Tercer Mundo o en vías de desarrollo sin mayoría racial blanca y las naciones herederas del bloque socialista de la Guerra Fría, como Rusia o, especialmente, la gran ganadora de todo esto, China, siguen más o menos igual que estaban, si acaso habiendo acusado de forma indirecta, atenuada y con desigual suerte la crisis económica que el “occidente blanco” se ha autoinfligido sin absolutamente ninguna necesidad.

Las únicas víctimas, protagonistas, autores y cooperadores imprescindibles de esta brutal y estúpido cambio a peor hemos sido los europeos, los norteamericanos y algunas naciones de Iberoamérica. Nada más… Y nada menos. Así que, de gran cambio global, de nuevo orden mundial, de reseteo, nada de nada. Un simple, por muy descomunal y absurdo que sea, cambio de hegemonía política, tecnológica, militar y económica, cuya particularidad más reseñable consiste en que han sido los dirigentes de esos países los que los han autoderrotado, condenando a sus ciudadanos a un presente y un futuro que retrocede quinientos años hacia el pasado. Nuestros dirigentes, ayudados de forma decisiva por dos cosas: los medios de comunicación de masas y una mayoría de la población que, por lo que se ve, no estaba realmente inmunizada contra el totalitarismo, la irracionalidad y la sumisión. Y, ya se sabe: cuando algo no se merece, tarda poco en perderse.

Podemos darle muchas vueltas al asunto. Perfilar matices, ofrecer disculpas y justificaciones , ofrecer razones sacadas de la manga más ancha que podamos encontrar. Pero la realidad es esa: Ha sido demasiado fácil robar la libertad y prosperidad de los occidentales de raza blanca. Y aquí sí se debería de hacer alguna reflexión que aporte algo de humildad al larvado supremacismo de nuestras sociedades que, a lo largo de los años de posguerra, parecen haberse poblado de niños de papá y nuevos ricos que no saben valorar lo que les donaron sus mayores y, precisamente por eso, se lo dejan arrebatar.

Pero hay otra razón mucho más profunda para entender por qué naciones enteras se han dejado robar la libertad y la prosperidad a cuenta de una farsa tan burda.

Una inmensa impunidad recorre la Historia y el presente. La desproporción no importa en qué época, lugar o circunstancias entre los daños ocasionados a millones de personas y el castigo sufrido por los responsables resulta espeluznante. Si miramos hacia atrás o a nuestro alrededor veremos que es la impunidad lo que domina las sociedades humanas apenas excepciones.

De todos los que participaron, colaboraron o, simplemente, consistieron sin ninguna justificación de peso los millones de muertos por el nazismo ¿cuántos pagaron sus crímenes? Prácticamente nadie. Es decir, se decretó una impunidad general, un silencio inmenso, un olvido atroz que amparó a los, como poco, cientos de miles que deberían haber pagado por sus acciones u omisiones criminales.

Si contemplamos los crímenes de las dos grandes naciones comunistas, la URSS y China, los millones de muertos encarcelados, torturados… es aún peor. ¿En Camboya? Apenas unos docena de condenados. Y, así, a lo largo de todo el mundo y todas las épocas, ideologías, creencias religiosas y sistemas políticos, incluidas las democracias consolidadas y regidas teóricamente por el estado de derecho, pero, en la practica, por los hechos consumados y la impunidad de la que disfrutan los poderosos, no importa el noble título que se adjudiquen y en los que, al final, todo les sale gratis a la inmensa mayoría con tan sólo invocar bienes supremos, catástrofes apocalípticas (la pandemia, recuerden) o, simplemente, incinerando en la plaza pública de los noticiarios algún chivo expiatorio.

Los grandes latrocinios disfrazados de crisis económicas sectoriales o generales, con sus secuelas de sufrimiento y desesperación, han quedado completamente impunes con tan sólo apelar a esos viejos trucos de lo que ahora se llama eufemísticamente “ingeniería social”. Sucedió en el 2008, cuando en palabras de uno de esos charlatanes, se iba a refundar el capitalismo, sobre bases más sólidas y justas, claro, que consistían en lo de siempre: que paguen los siervos, esos que a los que les encanta creerse pueblo soberano, ciudadanos libres y no sé cuántas cosas más. Y está sucediendo ahora mismo de forma aún más descarada y dañina con ocasión de la falsamente grave epidemia que nos ha llevado (nos estamos dejando llevar) a los inicios de las terribles dictaduras que han jalonado el siglo XX buscando lo que parece que ahora es novedad: el poder absoluto sobre la globalidad iniciada por las flotas españolas y portuguesas hace 500 años.

Esa impunidad, que se pensaba desterrada del mundo democrático, es la que mantiene a los mismos dirigentes que se dejaron engañar (vamos a pensar bien) por China y la OMS ante la disyuntiva de, por un lado, encubrir su error con la contrafarsa de las vacunas para zafarse de su responsabilidad y. Por otro, mantener el engaño pandémico gracias al cual sus antiguos ciudadanos, transformados en sumisos siervos, les han regalado un poder inmenso. Una tentación irresistible que explica el caos y los vaivenes de las políticas políticas sanitarias, económicas y (anti)democráticas.

La inmensa mayoría de la sociedad ha aceptado, sin ofrecer la más mínima resistencia, que nuestros dirigentes nos roben la libertad, el bienestar económico y el futuro.

¿Por qué?

La respuesta no es simple, por cuanto muchos factores intervienen en distinta proporción para explicar o, las más de las veces, justificar un comportamiento tan absurdo como renunciar a un bien sin ninguna necesidad y, además, defendiendo a quienes nos lo roban. Pero podemos hacerla muy sencilla si nos centramos en el principal factor explicativo: el “Síndrome de Estocolmo Ampliado”.

No hace falta perderse en disquisiciones eruditas ni exhaustivas relaciones de casos y ejemplos. La vida cotidiana, las noticias y la Historia están llenos de ellos, y sólo hace falta desnudar los hechos de la retórica con la que los disfrazan de necesidad, amenaza o virtud.

Y el hecho central de este escenario “dadaista” es que una inmensa mayoría de la población está aceptando que se implante un régimen totalitario bajo la justificación de una falsamente grave pandemia por los mismos mecanismos que sostienen a las sociedades de primates más férreamente jerarquizadas y que podemos resumir como “Síndrome de Estocolmo”, que consiste en justificar, defender o colaborar con quienes nos roban la libertad o la propiedad. No hay más, porque no es necesario decir más para comprender la simple y deprimente realidad que subyace bajo un suceso tan absurdo como el de la Nueva Normalidad (liberticida y empobrecedora) que se está instalando allí donde no existía: en el mundo occidental, avanzado, rico, democrático y de mayoría racial blanca (lo siento, es así)

¿Cómo opera este síndrome vertebral de las sociedades humanas en los individuos?

– Haciendo que deprecies tu fuerza individual o próxima y que contabilices tus activos en el pasivo. Tus fuerzas (familia, dinero, trabajo, posición social, libertad…) las transformas en debilidades, en cosas que puedes perder y no en cosas que te ayudan a luchar, armas con las que puedes atacar a tus agresores y moral con la que puedes alimentar tu fuerza y la de quienes te rodean. Tener dinero, posición social, familia… no es un hándicap sino una ventaja.

– Haciendo que te dediques a buscar alianzas (mayorías) y o a incrementar tu fuerza o la debilidad de los superiores jerárquicos

– Ensalzando la fuerza (y la razón) de los superiores jerárquicos muy por encima de la que poseen realmente. Son personas como tú, de carne y hueso, en cuanto las dejas solas, es decir, en cuanto les impides que se protejan en el anonimato de las masa, de la manada, de lo “público”, de la administración. En cuanto decides no luchar, legal o ilegalmente, contra ese colectivo de poder sino contra esa sola persona. En cuanto te dices y le dices: voy a por ti personalmente. No importa quién seas ni lo que me pase.

– Ayudando a controlar y castigar a los demás.

– Manteniéndote aislado, escondido, inmovilizado o mimetizado entre la masa para no señalarte y evitar ser el blanco de los depredadores con los que identificas a los poderosos en cuanto se visten (con pieles-uniformes) de seres superiores.

– No reaccionando, no defendiéndote. Incluso abrazándote literalmente a quien te golpea, te roba, de explota, te encarcela…

– Cediendo voluntariamente tus bienes, tiempo, dinero y esfuerzo para preservarlos. Como el mono abrazado a su agresor. Pensando, que perder la libertad es lo que te hace libre.

Este es el cartel sobre la puerta del campo de internamiento de la Nueva Normalidad: Einreichung macht frei (La sumisión os hace libres)

Pero ni la ley ilegítima ni la perversión de la ley obligan. Ser ilegal en esas circunstancias es lo más legal que se puede hacer. Y, en esas circunstancias, es en ti mismo donde reside todo lo trascendente de verdad. El resto es pura inercia, completamente indiferente a tu sufrimiento o tu felicidad. La sumisión no te hace libre. El Mundo, tampoco. Sólo tú puedes liberarte o encarcelarte con cada decisión. Incluso contra la imposición, decidiendo contra la fuerza, usar la fuerza.

Se suprime el estado de derecho, se establecen dos varas de medir según la ideología, la raza, el sexo… y los que salen perjudicados siguen acatando las reglas del juego que sus oponentes se saltan con total impunidad. Ahí están las redes sociales, única parcela realmente global y libre que nos queda, repletas de comentarios victimistas, quejándose de ese doble rasero mientras, al mismo tiempo, defienden mantener la “legalidad pervertida” y las desventajas competitivas que ellos sufren al jugar limpiamente (nosotros somos mejores, no podemos rebajarnos a sus métodos…) contra quienes juegan sucio y, además, protegidos por el árbitro y los espectadores teledirigidos por el megáfono oficial.

Absurdo. Increíble pero, sin embargo, machaconamente cierto. Defender la misma ley y orden que permite su incumplimiento y ampara a los ilegales cuya estrategia consiste en sembrar el caos y la violencia para ganar lo que tendrían perdido en cualquier sociedad verdadera y firmemente democracia.

¿Usar la fuerza en todas sus formas? Por supuesto, siempre que se den dos circunstancias: que te encuentres sometido a un estado de necesidad, es decir, que no puedas obtener para ti y los tuyos unas condiciones de vida mínimamente dignas y, la segunda, que el estado de derecho haya sido conculcado.

Es groseramente palmaria la ilegalidad de suspender los derechos recogidos en el artículo 19 de la Constitución Española si no es, como recoge el artículo 55 de la misma, mediante la declaración del estado de excepción o de sitio. Nunca bajo el amparo de la declaración del estado de alarma.

Es grosera y escandalosamente palmaria la discriminación en la exigencia del cumplimiento de la ley por razones de raza, sexo, ideología, religión… Tal es la evidencia que constantemente las personas de los colectivos discriminados negativamente, a los que no se les tolera ningún tipo de ilegalidad, denuncian en los medios de comunicación o, infructuosamente (como no podía ser de otra manera) ante la justicia, los hechos amparados por la ilegalidad consentida, en materia de inmigración, violencia callejera o presuntos delitos cometidos por la clase política.

Un inmigrante puede vivir tranquilamente infringiendo la Ley de Extranjería sin que las autoridades obligadas a a hacer cumplir la ley hagan nada en absoluto y sin sufrir las consecuencias legales de dicha omisión. Todos incumplen la ley y ninguno responde ante ella.

Las manifestaciones callejeras de colectivos discriminados positivamente en las democracias occidentales (BLM, antifa, izquierdistas, feministas, inmigrantes, musulmanes…) pueden alcanzar niveles de violencia extrema sin que se produzca la contundente acción que reclama la ley para reprimir a los delincuentes y evitar que inflijan daños a las personas o las cosas. De nuevo, la inmensa mayoría de los implicados, manifestantes y autoridades, quedan impunes.

Y, mientras todo esto sucede de forma cotidiana y ostentosa, los colectivos discriminados negativamente siguen defendiendo y cumpliendo la ley que, de hecho, no les ampara y, además, pagando devotamente sus impuestos para sostener ese estado de cosas (ya no Estado) en el que ellos son las víctimas. Y lo hacen amparados bajo los mismos argumentos que todas las víctimas afectadas por el Síndrome de Estocolmo: Alguien (los raptores, los carceleros, los matones, los tiranos, los líderes) tiene que salvaguardar el (arbitrario) “orden” bajo el que únicamente puedo estar seguro y, además, no puedo hacer nada pare defenderme. Así, cuando se presenta la oportunidad de escapar, de no pagar, de protegerse o acabar con los agresores, no lo hacen sino que, al contrario, justifican, disculpan, protegen y perdonan a sus agresores -protectores.

¿No es eso lo que está ocurriendo con los responsables de nuestra ruina, sufrimiento y pérdida de libertad?

En unos tiempos en los que todo invita a dirigir nuestra atención a los grandes sucesos y movimientos colectivos, resulta que lo verdaderamente importante es centrarnos en lo próximo, en lo asequible, en aquello que podemos hacer porque depende absoluta y únicamente de nosotros.

Eliminar el Síndrome de Estocolmo de nuestras vidas. Dejar de anteponer los intereses de quienes no nos aportan nada. Dejar de pensar que nuestros intereses no son legítimos o que son más legítimas las razones de los dirigentes que se oponen a ellos. Dejar de colaborar con el robo de nuestra libertad y nuestro bienestar material. Imponer un régimen de guerrilla a nuestro alrededor. Vivir constantemente en rebeldía. Impedir por todos los medios a nuestro alcance, legales o no, que nos roben la libertad, la propiedad, el talento, el esfuerzo, la esperanza, los sueños, la felicidad… Ser el centro de nuestras vidas. Volver a vivir desde nosotros y no desde ese avatar teledirigido por los virus mentales de las ideologías, las creencias o cualquier otra cosa que decida por nosotros haciéndonos pensar que somos nosotros.

Parecen sólo bellas palabras. Pero son la clave del verdadero poder. Ejercer de nosotros mismos. Escapar de nuestro verdadero raptor: la sombra temerosa y mezquina en la que vivíamos. Resetearnos en la dirección contraria a la que intentan que nos dirijamos voluntaria y estúpidamente. Porque ese es el verdadero Nuevo Orden Mundial, la Élite Satánica, el Gran Dictador: la sombra de nuestro verdadero yo.

Sólo bellas palabras. Pero, ¿que es lo contrario, sino palabras de oscuridad y postración? ¿Qué es aquello que nos impide ejercer nuestra fuerza contra los que, al fin y al cabo, no son más que personas como nosotros? ¿No son, también, simples palabras? Pues, entonces, elijamos las palabras con las que mandar y ganar.

Es así de sencillo… para quien no viva en permanente Síndrome de Estocolmo.

Counterinsurgency

March 2nd 2021

The best lie is the truth you want to hear… devoid of just that little detail that hurts the one who wants to deceive you.

Apparently, the methods and tactics to put an end to dissidence are many, very complex and only within the reach of the powerful. But this is not the case. Because it is astonishingly simple to manage humans as if they were cattle, automatons or androids of those they say we will become if we allow scientific and technological progress to spread throughout the world to all layers of the population exactly as it happened with books, electricity, automobiles, medicine or the Internet. As simple as carrying out with “diabolical” success a plan with which to make Humanity (western, democratic, prosperous and white) lose its true humanity (free will. Remember?), so that they leave everything in pursuit of the virtuous goods of the spirit (contemplative and submissive) and of the simple life (poor as rats).

In barely a year, what would have been unbelievable only two years ago is happening: that a majority (perhaps not as overwhelming as we thought) cannot conceive it credible to live in any other way than being subjected, some in poverty, perhaps assisted by the charity of the new feudal lords, others, the disaffected who do not possess the mark of the Beast, directly in marginality and misery.

However, the surprising thing is not that a dictatorship is installed, but that it is done in barely one year, without the support of an economic crisis with its corresponding social despair, without using violence, with all public and private powers collaborating and, furthermore, that this totalitarian coup is carried out against the most advanced, cultured and critical societies on Earth. Yes, it is true, something similar already happened in the same Germany that today leads the process of New Normality. But, then, the III Reich was implemented on the back of a brutal economic crisis, the Great Depression, and, now, this multicultural replica of the IV Reich in agraz is the cause of the depression.

When, at the beginning of 2020, China launched its crude and simplistic Operation Pandemic with the invaluable collaboration of the WHO, no one could have suspected that it would have such a resounding success without knowing, as we now know, that practically all the political, business, religious and academic leaders of the free world, the one that defeated National Socialism and International Socialism, were bought in one way or another by Beijing.

Is there any other credible reason to explain such a degree of unanimity in betraying the interests of their peoples?

How, without the disciplined collaboration of all the authorities, has a hypothetical disease caused by a never sequenced virus that, in the worst (and also false) scenario, has infected little more than 1% of the world’s population and killed 0.03%, managed to defeat, enslave and ruin the free world, victor of World War II and the Cold War?

It is all grossly obvious. The only ones responsible for us losing our freedom and economic well-being at the hands of an operetta that will be laughed at for centuries to come are China and its vassals, the new political and business feudal lords.

If we analyze the tactics to impose submission, we will discover that all of them are based on simple tricks identical, although on a different scale, to those of swindlers and swindlers of all stripes and conditions.

A multitude of essays have been written dissecting to exhaustion the mechanisms for imposing and sustaining a totalitarian regime. Most of them have extolled to heights of complexity and perfection both the liberticidal stratagems and their authors, converting the simple springs that lead us to submit (Stockholm syndrome, the Goebbelian truth of “a lie repeated a thousand times becomes the truth”…) into sophisticated procedures of social engineering beyond the reach of mere mortals, if not into mythological instances and beings that are placed in dark, almost supernatural places: The Globalist Elite, the New World Order, the Deep State… Transhumanism.

It is not surprising, therefore, that the discourse of dissidence is constructed in the terms of heterodoxy with an absurd and exasperated aspect that serve to show the orthodoxy of the power they are trying to fight as something “omnipotent, realistic and calm”.

The Bastard Truth.

It is true. It is very easy to deceive simple people by using their own weaknesses and miseries. But what about the more educated and critical? Can we fool an informed person by disproving his suspicions with absurd reasons? Can we use the same simple stratagems with them, or is it necessary to use an equally sophisticated technique to deceive a sophisticated intellect? No. It is necessary to use an even simpler technique.

To deceive someone intelligent who is close to the truth all you have to do is confirm their suspicions by telling them the whole truth… minus that one detail that damages you.

“It is true what you say and, in addition, this other thing that you did not know and that I reveal to you (so that you trust me). But…”

Telling the truth gives you a mark of credibility with which you can deceive anyone about what you are interested in hiding: the culprits and the true objectives. And something else. By confirming all your suspicions you give veracity to the myth of the invincible power that the dissident himself has created around the powerful, that is to say, the conspirators (swindlers).

You gain his trust. You divert attention to “scapegoats”, you hide your true intentions and, moreover, you convince the dissident that, indeed, as he suspected, “we are facing the conspiracy of an invincible power and, therefore, the only thing we can do is wait for a savior, a leader, a miracle”.

Neutralizing intelligent, educated dissent is that simple. But, when something has a simple design, the complexity carries over to the execution. The simplicity of art demands the genius of the artist. Social engineering is an art in exactly the same way that conning is. There are no complex manuals to rely on. There is only “street school”.

The “Bastard Truth” stratagem is used through the audiovisual media to reach the social mass and not only to neutralize “qualified” dissidence.

Literature, theater, movies, series… In all these “innocent entertainments”, manipulation techniques (of deception) based on the Stockholm syndrome and the Goebbelian truth are hidden much more frequently than we imagine, and go almost completely unnoticed by the general public. But it is the bastard truth that achieves an almost absolute effectiveness among the most educated and critical people. Because it confirms to them how intelligent they are.

Behind the sincerity in the treatment of the topics that many films, series or documentaries offer us, a propaganda with a bastard end is hidden. Far from using a simplistic Manichaeism when dealing with historical or current issues in which the “good guys” are grossly praised and the “bad guys” are denigrated, something that would give away the authors as part of one of the sides, an equanimous, realistic, neutral vision is offered, with which the viewers’ trust is gained and they are predisposed to believe all the content, including that partisan Manichaeism that appears at the end as part of the revelation of the truth and not as self-serving propaganda.

The plot is revealed, all the elements that lead to suspicion are recounted and confirmed, or even some more that were unknown until then are revealed and, in the end, the “culprits” are unmasked, thus revealing the real perpetrators and their intentions. The perverse objectives are attributed to real or imaginary third parties.

Films, series, documentaries… false dissidents and, also, false leaders.

Suddenly, after a long time telling you in detail the hidden truth that the powerful do not want you to know, it turns out that, for example, those who seek to collectivize you are not the collectivists, but the liberacists grouped under the epigraph of “liberal financial elites”. Or those who want to decimate humanity and reduce the population are precisely those who make money from the more people the better. And they tell you all this “final truth” from repentant, double agents, well-informed sources.

I have heard famous dissidents of the many that swarm the alternative and semi-clandestine media denounce that the attempts of the “totalitarian plandemia” to do away with individual freedom are not the work of those who have designed and executed it but of the “parasitic financial liberals”. Capitalism, which is the pseudonym with which the collectivists denigrate liberacism, say that it is behind the globalist, impoverishing, dehumanizing, planet-destroying and genocidal plot, that the plot against freedom is actually being executed secretly (and so much so, since there is no proof of it) by the heirs of those who defeated totalitarianism. A totalitarian plot against which the totalitarian collectivists of the Multilateral Pax Multilateral, heirs of national and international socialism, are fighting, be astonished!

Have most of those who have in good or bad faith uncovered the underbelly of the great anti-Trump conspiracy pointed out the real culprits? And, more importantly has anyone realized what all this revelation of the hidden truth has been for?

China is the only Empire not because it is the first power but because one man controls all its power.

The great power that is never named, diverting attention to secondary actors or to its allies of convenience, is China. And what all this apparently “Trumpist” movement has been good for is precisely so that nobody does anything at all against China.

The plot has been uncovered down to the smallest detail… at the same time that it was consummated with absolute impudence and total impunity. Until, finally (the truth with a bastard ending), the most absolute silence has taken over the stage where until recently the ( false?) dissidence was shouting, making the millions of people around the world who could be right now standing up to the totalitarianism of the New Normality, feel completely defeated and hopeless. That is what this great revolution, this great revealed truth, this staging has served for: to make the true dissidence run aground on the sand of a deserted beach, from which all the actors have immediately disappeared, both the conspirators and the false dissidents.

In the end, all unveiled for nothing. Because that was the intention and this was the summary:

We know there is a plan. We know what it is. We know that it has been fulfilled and that we have been tricked to, subtly, make us fulfill our part of the script: not doing anything to avoid it, believing that someone was doing it.

Absolutely all discourse, including that of the dissidents themselves, is confined within the bastardized approaches and terminology of the New Normal: racism, anti-racism, sustainability, poverty, capitalism, egalitarianism, social justice, savage neoliberalism, multiculturalism, black or white supremacism, yellow pragmatism, humanity as a synonym of a collective agglutinated and conformed under an ideological mantra… The usual with renewed words.

They will tell us in series and movies how the plot was carried out… but how the real puppeteers were Trump’s people, caricatures of liberacists transformed into sinister characters who want to impose the unique thought of “freedom of thought”. They have already done it in series such as, for example, “The Handmaid’s Tale” where those who subject women to a state of submission and brutal discrimination are not Muslims but Westerners who, as everyone knows, are or are in the trance of becoming dangerous Christian fundamentalists. The great threat to free societies is not Islamization, but Christianization.

Series and films that present us with a world divided between a rich, selfish and exploitative minority and a poor, supportive and just majority. Separated by a wall that, finally, must be demolished so that… The end is omitted. Because, obviously, what follows this Third World invasion is the universalization of poverty, tyranny and hopelessness. Series in which a cruel minority wants to prevent the right to have the children that everyone wants, because the resources of a finite world are not unlimited. Until, finally, some good people in that world of the rich realize their moral error and decide to thwart the plan to limit the number of children, after which… Again, the consequences are omitted. The only clear thing is that the guilty parties are Switzerland, Japan, Finland, Canada… Dominican Republic. And that, to redeem themselves, they must take in and support the children they have freely decided to have in Niger, Senegal, Bangladesh, Guatemala… Haiti. But wait a minute. Something doesn’t add up. The only nation that has done that has been the unmentionable China. Which is, also, one of the many nations that does not take in any refugees or immigrants.

Documentaries, films, series. The audiovisual universe of the countries of the free world oozes with “bastardized truths”, with revelations of plots with perpetrators hidden behind scapegoats or even with the victims of the plot themselves turned into culprits.

“It’s true,” we thought. “There is a plot. Everything they say there is true.” Also the conclusion, the verdict, the culprits and the advice on what to do, which is, always, nothing against the real culprits.

It seems that we are faced with a perfect trap to manipulate us. But it is just as easy to unmask it. It is enough to differentiate between known facts and assumptions. For example, who really has been arrested and convicted of pederasty and to which organizations they belong. Which organizations defend egalitarianism, the distribution of wealth, freedom of emigration, the establishment of one and the same moral creed for everyone, the imposition of a class dictatorship (popular democracy), the inequality of rights between sexes or beliefs… the suspension of fundamental rights for an epidemic less lethal than, for example, the Asian flu of 1957.

Who holds the power. What is the business of each one and, most especially, who benefits from the facts.

Xi Jinping directly managed the entire Chinese GDP: $14.9 trillion. Trump did not even manage his own party. The most powerful, the richest, the most discreet won. Did anyone really expect anything else to happen? And, more importantly: is there anything that better defines what a secret Elite is?

By far the business corporation that has gained the most from Covid-19 has been China. And, then, their valets (never better said): the large technology and online commerce corporations. Not to mention the political feudal lords who have seen their business, tax extortion (it all ends here), consolidated to unsuspected limits thanks to the illegal power that their citizens turned into serfs have validated de facto.

Whoever is behind all these and all this already belongs to the inventory that feeds the fifth column of false dissidents dedicated to constructing bastard truths that lead the real dissidents to objectives, in the best of cases, secondary, and/or neutralize them by convincing them of the uselessness of any kind of resistance, individual or collective.

Of course, this inventory is carefully chosen to confirm the “suspicions” of the dissidents, or to create new ones in the direction that interests them and that are authenticated with the seal of “revelation obtained through hidden sources from within the system”. All of them with a certain basis of verisimilitude. And all of them, coincidentally, aimed at diverting attention from the facts and proven perpetrators, from the real and proven beneficiaries and from those who really hold the power from which decisions are made and who, in any case, are the ones we should go against, no matter whether they are ultimately responsible or the puppets of the real owners of power. Because, if we put an end to those puppets, their owners lose all their power, which is based on farce.

And finally, at a higher level, the same trickery. Suddenly, you find documentaries, books, videos and articles that tell you about the great power that we humans have, derived, completely free of charge, from our conscience, from our individual free will. The revelation, the great secret. What you visualize comes true. The double slot experiment, the quantum world, the virtual reality in which we live. We have great power. They tell you all about it, in detail. How to exercise that power of visualization to attract beneficial things for you, to make your wishes come true, but… Do not use that ability to do evil, that is, to defend yourself from others or to take revenge on those who have hurt you, and not for selfish things either. Because the exercise of that power is reserved to Destiny, to Karma, to God or to the gods. Even more: Visualize in white, stay meditating in emptiness, in the absence of any thought, emotion or desire (which is the origin of suffering). Turn on the projector and let others use it to achieve their own desires, their interests, their benefit that is superior to yours, more noble, more beneficial to you. Put your consciousness at the service of other consciousnesses.

Always selfishness as a moral trap so that you do not pursue your own interests with all the strength and abilities you possess. The mantra, that ideological electrode implanted in the mind to, as Dr. Rodriguez Delgado did with a raging bull back in the 60’s, stop us as soon as our interests run into those of those in control of the “Stimociver”: “Beware. You are being selfish”. A castration mechanism found in almost all social engineering processes, especially in the Western Christian world, sensitive like no other to the feeling of guilt associated with helplessness, submission, egalitarianism and poverty, no matter what euphemism it is disguised with (sustainability, food health, “spiritual” happiness…).

Selfishness is the limit implanted throughout education and ideological training so that you play at a disadvantage with those who, curiously, seek by all means and without any limitation their own interest expressed, obviously, with euphemisms implanted, also, throughout education and social engineering programs: social interest, salvation of the planet, your safety, the law and order…. the Good.

When you come across selfishness, dig a little and you will discover that it is a perfect bastard stratagem to rob you. Because what they make you give up is what others take… without any moral remorse, but on the contrary, convinced or persuaded that they are exercising a lofty virtue.

Let all your alarms go off when you hear, inside or outside of you, “selfish”. Because, together with “I can’t-you can’t”, it is the key to individual and collective failures. Say “yes, I (we) have the right to defend with all my (our) weapons my (our) freedom and my (our) personal interest (desires, ambitions, economic well-being…)”.

Bastard Truth is the simplest and most effective instrument to control the most uncontrollable. It is the master formula of counterinsurgency. It is the enemy disguised as a friend. The false dissident that leads you to fight against your own. Finally, against yourself. It is the prophet, the revelator, the teacher… the necessary cooperator, conscious or unconscious, of the true power, the one that always hides its face to feed your suspicions until they become paralyzing doubts or nonsensical certainties. The one whose face, authorship and profit are perfectly clear just by looking at reality, at the facts, at what is really there… although there may be something else.

The bastard truth is exactly what you tell yourself to support the movies you have been taught to live in. That’s why, when they are told to you from the outside, you take them as your own.

As “The Truth” (without bastardization).

Contrainsurgencia

2 Marzo 2021

La mejor mentira es la verdad que quieres escuchar… desprovista sólo de ese pequeño detalle que perjudica a quien te quiere engañar.

Aparentemente los métodos y tácticas para acabar con la disidencia son muchos, muy complejos y sólo al alcance de los poderosos. Pero no es así. Porque resulta pasmosamente sencillo manejar a los humanos como si fueran reses, autómatas o androides de esos en los que dicen que nos convertiremos si permitimos que el progreso científico y tecnológico se extienda por el mundo a todas las capas de población exactamente igual que sucedió con los libros, la electricidad, los automóviles, la medicina o internet. Tan sencillo como llevar a cabo con éxito “diabólico” un plan con el que hacer perder a la Humanidad (occidental, democrática, próspera y blanca) su verdadera humanidad (el libre albedrío. ¿Recuerdan?), para que lo dejen todo en pos de los virtuosos bienes del espíritu (contemplativo y sumiso) y de la vida sencilla (pobres como las ratas).

En apenas un año, lo que hace tan solo dos resultaría increíble, está sucediendo: Que una mayoría (quizá no tan abrumadora como pensábamos) no conciba creíble poder vivir de otra manera que no sea sometidos, unos en la pobreza, quizá asistidos por la beneficencia de los nuevos señores feudales, otros, los desafectos que no poseen la marca de la Bestia, directamente en la marginalidad y la miseria.

Con todo, lo sorprendente no es que se instale una dictadura, sino que se haga en apenas un año, sin el soporte de una crisis económica con su correspondiente desesperanza social, sin usar la violencia, con todos los poderes públicos y privados colaborando y, además, que este golpe totalitario se de contra las sociedades más avanzadas, cultas y críticas de la Tierra. Sí, es verdad, algo parecido ya sucedió en la misma Alemania que hoy lidera el proceso de Nueva Normalidad. Pero, entonces, el III Reich se implantó a lomos de una crisis económica brutal, la Gran Depresión, y, ahora, esta replica multicultural de IV Reich en agraz es la causa de la depresión.

Cuando a comienzos de 2020, China lanzó su burda y simplista Operación Pandemia con la inestimable colaboración de la OMS, nadie podía sospechar que tendría un éxito tan contundente sin conocer, como ahora sabemos, que la práctica totalidad los líderes políticos, empresariales, religiosos y académicos del mundo libre, ese que venció al nacionalsocialismo y al internacionalsocialismo, estaban comprados de una u otra manera por Pekín.

¿Hay otra explicación creíble para explicar tal grado de unanimidad a la hora de traicionar los intereses de sus pueblos?

¿Cómo, sin la disciplinada colaboración de todas las instancias de poder, una hipotética enfermedad causada por un virus nunca secuenciado que, en el peor (y también falso) de los escenarios ha contagiado a poco más del 1% de la población mundial y matado al 0.03%, ha logrado derrotar, esclavizar y arruinar al mundo libre, vencedor de la II Guerra Mundial y de la Guerra Fría?

Todo es brutalmente evidente. Los únicos responsables de que perdamos nuestra libertad y bienestar económico a manos de una opereta de la que se reirán los siglos son China y sus vasallos, los nuevos señores feudales políticos y empresariales.

Si analizamos las tácticas para imponer la sumisión, descubriremos que todas ellas se sustentan en simples argucias idénticas, aunque a diferente escala, que las de los timadores y estafadores de todo pelaje y condición.

Se han escrito multitud de ensayos diseccionando hasta la extenuación los mecanismos para imponer y sostener un régimen totalitario. La mayoría de ellos han ensalzado hasta cotas de complejidad y perfección tanto a las estratagemas liberticidas como a sus autores, convirtiendo los simples resortes que nos llevan a someternos (El síndrome de Estocolmo, la verdad goebbeliana de “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”…) en sofisticados procedimientos de ingeniería social fuera del alcance de los simples mortales, cuando no en instancias y seres mitológicos a los que se sitúa en oscuros parajes casi sobrenaturales: La Élite Globalista, el Nuevo orden Mundial, el Estado Profundo… el Transhumanismo.

No resulta, por tanto, sorprendente que el discurso de la disidencia se construya en los términos de heterodoxia con aspecto absurdo y exasperado que sirven para mostrar la ortodoxia del poder al que intentan combatir como algo “omnipotente, sensato y sosegado”.

La Verdad Bastarda.

Es cierto. Resulta muy fácil engañar a la gente sencilla utilizando sus propias, debilidades y miserias. Pero ¿qué pasa con los más cultos y críticos? ¿Podemos embaucar a alguien informado desmontando sus sospechas con razones absurdas? ¿Se pueden utilizar con ellos las mismas simples estratagemas o, para engañar a un intelecto sofisticado es necesario utilizar una técnica igualmente sofisticada? No. Hay que usar otra técnica aún más sencilla si cabe.

Para engañar a alguien inteligente que está cerca de la verdad lo único que tienes que hacer es confirmar sus sospechas contándole toda la verdad… menos ese detalle que te perjudica.

“Es verdad lo que dices y, además, esto otro que no conocías y que yo te desvelo (para que confíes en mí). Pero…”

Contar la verdad te otorga un marchamo de credibilidad con el que puedes engañara quien sea en aquéllo que te interesa ocultar: los culpables y los verdaderos objetivos. Y algo más. Al confirmar todas sus sospechas das carta de veracidad al mito del poder invencible que el propio disidente ha creado alrededor de los poderosos, es decir, de los conspiradores (estafadores)

Te ganas su confianza. Desvías la atención hacia “cabezas de turco”, escondes tus verdaderas intenciones y, además, convences al disidente de que, efectivamente, tal y como él sospechaba, “nos enfrentamos a la conspiración de un poder invencible y, por tanto, lo único que podemos hacer es esperar a un salvador, a un líder, a un milagro”.

Neutralizar la disidencia inteligente y formada es así de sencillo. Pero, cuando algo tiene un diseño sencillo, la complejidad se traslada a la ejecución. La sencillez del arte exige la genialidad del artista. La ingeniería social es un arte exactamente igual que lo es la estafa. No hay complejos manuales en los que basarse. Sólo hay “escuela de la calle”.

La estratagema de la “Verdad Bastarda” se utiliza a través de los medios audiovisuales para llegar a la masa social y no sólo para neutralizar la disidencia “cualificada”.

La literatura, el teatro, las películas, las series… En todos esos “inocentes entretenimientos” se esconden con mucha mayor frecuencia de lo que imaginamos técnicas de manipulación (de engaño) basadas en el síndrome de Estocolmo y la verdad goebbeliana que pasan casi completamente desapercibidas para el gran público. Pero es la verdad bastarda la que consigue una eficacia casi absoluta entre las personas más formadas y con mayor capacidad crítica. Porque les confirma lo inteligentes que son.

Tras la sinceridad en el tratamiento de los temas que nos ofrecen muchas películas, series o documentales, se esconde una propaganda con final bastardo. Lejos de utilizar un maniqueísmo simplista a la hora de tratar temas históricos o de actualidad en el que se ensalza de forma burda a los “buenos” y se denigra a los “malos”, algo que delataría a los autores como parte de alguno de los bandos, se ofrece una visión ecuánime, realista, neutral, con la que se gana la confianza de los espectadores y se les predispone a creer todo el contenido, incluido ese maniqueísmo partidista que aparece al final como parte de la revelación de la verdad y no como propaganda interesada.

Se desvela la trama, se relatan y confirman todos los elementos que llevan a la sospecha o, incluso, se desvelan algunos más que eran desconocidos hasta ese momento y, al final, los “culpables” quedan desenmascarados, blanqueando así a los verdaderos autores y sus intenciones. Se adjudican los perversos objetivos a unos terceros reales o imaginarios.

Películas, series, documentales… falsos disidentes y, también, falsos líderes.

De repente, después de un buen rato contándote con detalle la verdad oculta que los poderosos no quieren que sepas, resulta que, por ejemplo, quienes buscan colectivizarte no son los colectivistas, sino los liberacistas agrupados bajo el epígrafe de “élites financieras liberales”. O los que quieren diezmar a la Humanidad y reducir la población son, precisamente, los que ganan dinero con cuanta más gente mejor. Y te cuentan toda esa “verdad final” por boca de arrepentidos, agentes dobles, fuentes bien informadas.

He escuchado a famosos disidentes de los muchos que pululan por los medios alternativos y semiclandestinos denunciar que los intentos de la “plandemia totalitaria” para acabar con la libertad individual no son obra de quienes la han diseñado y ejecutado sino de los “liberales financieros parasitarios”. El capitalismo, que es el pseudónimo con el que los colectivistas denigran al liberacismo, dicen que se encuentra tras la trama globalista, empobrecedora, deshumanizadora, destructora del planeta y genocida, que el complot contra la libertad, en realidad lo están ejecutando secretamente (y tanto, pues no hay ninguna prueba de ello) los herederos de quienes derrotaron al totalitarismo. Un complot totalitario contra el que luchan ¡asómbrense! los colectivistas totalitarios de la Pax Multilateral herederos del nacional y el internacionalsocialismo.

La mayoría de quienes han desvelado de buena o mala fe las entrañas de la gran conspiración antiTrump, ¿han señalado a los verdaderos culpables? Y, lo que es más importante ¿alguien se ha dado cuenta de para qué ha servido toda esa revelación de la verdad oculta?

China es el único Imperio no por ser la primera potencia sino porque un único hombre controla toda su potencia.

El gran poder al que nunca se nombra, desviando la atención hacia actores secundarios o hacia sus aliados de conveniencia, es China. Y para lo que ha servido todo ese movimiento aparentemente “trumpista” es, precisamente, para que nadie haga absolutamente nada contra China.

La trama se ha descubierto hasta el más mínimo detalle… al mismo tiempo que se consumaba con absoluto descaro y total impunidad. Hasta que, finalmente (la verdad con final bastardo), el silencio más absoluto se ha adueñado del escenario donde hasta hace poco vociferaba la (¿falsa?) disidencia, logrando que los millones de personas de todo el mundo que podrían estar ahora mismo plantando cara al totalitarismo de la Nueva Normalidad, se sientan completamente derrotadas y desesperanzadas. Para eso ha servido esa gran revolución, esa gran verdad revelada, esa escenificación: Para hacer encallar a la verdadera disidencia en la arena de una playa desierta, de la que inmediatamente han desaparecido todos los actores, tanto los conspiradores como los falsos disidentes.

Al final, todo desvelado para nada. Porque esa era la intención y este el resumen:

Sabemos que hay un plan. Sabemos en qué consiste. Sabemos que se ha cumplido y que hemos sido engañados para, sutilmente, hacernos cumplir con nuestra parte del guion: no hacer nada para evitarlo, creyendo que alguien lo estaba haciendo.

Absolutamente todos los discurso, también el de los propios disidentes, se confinan dentro de los planteamientos y la terminología bastarda de la Nueva Normalidad: racismo, antiracismo, sostenibilidad, pobreza, capitalismo, igualitarismo, justicia social, neoliberalismo salvaje, multiculturalidad, supremacismo blanco o negro, pragmatismo amarillo, humanidad como sinónimo de colectivo aglutinado y conformado bajo un mantra ideológico… Lo de siempre con palabras renovadas.

Nos contarán en series y en películas cómo se llevó a cabo la trama… pero cómo los verdaderos muñidores fueron gente de Trump, caricaturas de los liberacistas transformados en siniestros personajes que quieren imponer el pensamiento único de la “libertad de pensamiento”. Ya lo han hecho en series como, por ejemplo, “El Cuento de la criada” donde quienes someten a la mujer a un estado de sumisión y discriminación brutal no son los musulmanes sino los occidentales que, como todo el mundo sabe, son o están en trance de convertirse en peligrosos integristas cristianos. La gran amenaza para las sociedades libres no es la islamización, sino la cristianización.

Series y películas que nos presentan un mundo dividido entre una minoría rica, egoísta y explotadora y una mayoría pobre, solidaria y justa. Separadas por un muro que, finalmente, debe ser derribado para que… Se omite el final. Porque, obviamente, lo que sigue a esa invasión tercermundista es la universalización de la pobreza, la tiranía y la desesperanza. Series en las que una minoría cruel quiere impedir el derecho a tener los hijos que cada uno quiera, porque los recursos de un mundo finito no son ilimitados. Hasta que, finalmente, algunas buenas personas de ese mundo de ricos se dan cuenta de su error moral y deciden frustrar el plan para limitar el número de hijos, tras lo que… De nuevo se omiten las consecuencias. Lo único claro es que los culpables son Suiza, Japón, Finlandia, Canadá… República Dominicana. Y que, para redimirse, deben acoger y mantener a los hijos que libremente han decidido tener en Níger, Senegal, Bangladés, Guatemala… Haití. Pero, un momento. Algo no encaja. La única nación que ha hecho eso ha sido la innombrable China. Que es, también, una de las muchas naciones que no acoge a ningún refugiado o inmigrante.

Documentales, películas, series. El universo audiovisual de los países del mundo libre rezuma de “verdades bastardeadas”, de revelaciones de tramas con autores escondidos tras cabezas de turco o, incluso, con las propias víctimas de la trama convertidas en culpables.

“Es verdad -pensamos-. Hay una trama. Todo lo que dicen ahí es cierto”. También la conclusión, el veredicto, los culpables y los consejos de lo que se debe hacer, que es, siempre, nada contra los verdaderos culpables.

Parece que nos encontramos ante una trampa perfecta para manipularnos. Pero resulta igual de sencillo desenmascararla. Basta con diferenciar los hechos conocidos de las suposiciones. Por ejemplo, quiénes de verdad han sido detenidos y condenados por pederastia y a qué organizaciones pertenecen. Qué organizaciones defienden el igualitarismo, el reparto de la riqueza, la libertad de emigración, la instauración de un mismo y sólo credo moral para todo el mundo, la imposición de una dictadura de clase (la democracia popular), la desigualdad de derechos entre sexos o creencias… la suspensión de derechos fundamentales por una epidemia menos letal que, por ejemplo, la gripe asiática de 1957.

Quién detenta el poder. Cuál es el negocio de cada uno y, muy especialmente, a quien benefician los hechos.

Xi Jinping manejaba directamente todo el PIB chino: 14,9 billones de dólares. Trump no manejaba ni a su propio partido. Ha ganado el más poderoso, el más rico, el más discreto. ¿De verdad alguien esperaba que sucediera otra cosa? Y, más importante aún: ¿Hay algo que defina mejor lo que es una Élite secreta?

La corporación empresarial que más ha ganado con la Covid-19 ha sido, de largo, China. Y, luego, sus ayudas de cámara (nunca mejor dicho): las grandes corporaciones tecnológicas y de comercio online. Sin olvidar los señores feudales políticos que han visto su negocio, la extorsión fiscal (todo termina en esto), consolidado hasta límites insospechados gracias al poder ilegal que sus ciudadanos convertidos en siervos les han convalidado de facto.

Quién esté detrás de todos estos y de todo esto pertenece ya al inventario del que se nutre la quinta columna de falsos disidentes dedicados a construir verdades bastardas que reconduzcan a la verdadera disidencia hacia objetivos, en el mejor de los casos, secundarios, y/o la neutralicen convenciéndola de la inutilidad de cualquier tipo de resistencia, individual o colectiva.

Por supuesto, ese inventario es elegido de forma cuidadosa para que confirme las “sospechas” de los disidentes, o creando otras nuevas en la dirección que les interesa y que vienen autentificadas con el sello de la “revelación obtenida mediante fuentes ocultas desde dentro del sistema”. Todas ellas con una cierta base de verosimilitud. Y todas ellas, casualmente, destinadas a desviar la atención de los hechos y autores probados, de los beneficiarios reales y contrastados y de quienes detentan de verdad el poder desde el que se toman las decisiones y que, en cualquier caso, es contra los que deberíamos ir, no importa si son los responsables últimos o las marionetas de los verdaderos dueños del poder. Porque, si acabamos con esas marionetas, sus dueños pierden todo su poder, que está basado en la farsa.

Y ya, por fin, a un nivel superior, la misma argucia. De repente, encuentras documentales, libros, vídeos y artículos que te hablan del gran poder que tenemos los humanos, derivado, completamente gratis, de nuestra conciencia, de nuestra libre voluntad individual. La revelación, el gran secreto. Lo que visualizas se cumple. El experimento de la doble ranura, el mundo cuántico, la realidad virtual en la que vivimos. Tenemos un gran poder. Te lo cuentan todo, con detalle. Cómo ejercer ese poder de la visualización para atraer cosas beneficiosas para ti, para hacer realidad tus deseos, pero… No utilices esa capacidad para hacer el mal, es decir, para defenderte de otros o vengarte de quienes te han hecho daño y, tampoco, para cosas egoístas. Porque el ejercicio de esa potestad está reservado al Destino, al Karma, a Dios o a los dioses. Más aún: Visualiza en blanco, quédate meditando en el vacío, en la ausencia de cualquier pensamiento, emoción o deseo (que es el origen del sufrimiento). Enciende el proyector y deja que sean otros los que lo utilicen para conseguir sus propios deseos, sus intereses, su beneficio que es superior al tuyo, más noble, más beneficioso para ti. Pon tu conciencia al servicio de otras conciencias.

Siempre el egoísmo como trampa moral para que no persigas tus propios intereses con todas las fuerzas y habilidades que posees. El mantra, ese electrodo ideológico implantado en la mente para, como hizo el Dr. Rodríguez Delgado con un toro bravo allá por los años 60, detenernos en cuanto nuestros intereses topan con los de quienes poseen el control del “Stimociver”: “Cuidado. Estás siendo egoísta”. Un mecanismo de castración que se encuentra en casi todos los procesos de ingeniería social, especialmente en el mundo cristiano occidental, sensible como ninguno a ese sentimiento de culpa asociado a la indefensión, la sumisión, el igualitarismo y la pobreza no importa con qué eufemismo se disfrace (sostenibilidad, salud alimentaria, felicidad “espiritual”…)

El egoísmo es el límite implantado a lo largo de la educación y el aleccionamiento ideológico para que juegues en desventaja con los que, curiosamente, buscan por todos los medios y sin limitación alguna su propio interés expresado, obviamente, con eufemismos implantados, también, a lo largo de la educación y de los programas de ingeniería social: interés social, salvación del planeta, tu seguridad, la ley y el orden.… el Bien.

Cuando topes con el egoísmo, indaga un poco y descubrirás que es una perfecta estratagema de verdad bastarda para robarte. Porque aquello a lo que te hacen renunciar es lo que se llevan otros… sin ningún tipo de remordimiento moral, sino al contrario, convencidos o convenciendo de que ejercen una excelsa virtud.

Que salten todas tus alarmas cuando escuches, dentro o fuera de ti, “egoísta”. Porque, junto a “no puedo-no puedes”, es la clave de los fracasos individuales y colectivos. Di “sí, tengo (tenemos) derecho a defender con todas mis (nuestras) armas mi (nuestra) libertad y mi (nuestro) interés personal (deseos, ambiciones, bienestar económico…)”.

La Verdad Bastarda es el instrumento más sencillo y eficaz para controlar a los más incontrolables. Es la fórmula maestra de la contrainsurgencia. Es el enemigo disfrazado de amigo. El falso disidente que te lleva a luchar contra los tuyos. Finalmente, contra ti mismo. Es el profeta, el revelador, el maestro… el cooperador necesario, consciente o inconsciente, del verdadero poder, ese que siempre esconde su rostro para alimentar tus sospechas hasta convertirlas en dudas paralizadoras o en certezas disparatadas. Ese cuyo rostro, autoría y beneficio están perfectamente claros con sólo mirar la realidad, los hechos, lo que de verdad hay… aunque pueda que haya algo más.

La verdad bastarda es, exactamente, la que tú te cuentas para sustentar las películas en las que te han enseñado a vivir. Por eso, cuando te las cuentan desde fuera, las tomas como algo tuyo.

Como “La Verdad” (sin bastardear)

Start

February 25th 2021

“And I saw a new heaven and a new earth” (Revelation 21:1).

The Sumerian Anunnaki, the sons of God, the Olympian gods, came from a virtual world almost identical to our own, as the vast majority of ancient mythologies, much more realistic than the modern one, based on the belief in extraterrestrials who actually and physically travel from distances hundreds or thousands of light years away, show.

Two twin worlds. But to what extent?

In order to know how similar is the history and, therefore, the culture between two worlds based on the same model of planet/civilization, it is indispensable to determine the moment of the beginning of the game, that is, when, having loaded in the memory all the previous history (including the physical remains), it starts up and with what degree of freedom (randomness). The longer it is in operation, the more the story will diverge due to the different “biography” in relation to other worlds that were born identical, because the butterfly effect caused by small or large different events in one and another world will accumulate and separate more and more their “personalities”. Exactly as it happens between people. But it is not only time that determines these differences, but also the model of the world they reproduce. Obviously, the more the model they start from differs, the more the butterfly effect will increase.

It is possible that similar games are part of the same “protocol” that includes starting the game at the same historical moment, as well as being based on the same model. But it is also possible that, while simulating exactly the same reference world, one variant has been running longer than the other.

La hipótesis que manejamos aquí es que las dos versiones de la serie “Earth” de las que hablamos, E1 (Earth One) y E2 (Earth Two), iniciaron su puesta en juego en un momento histórico y a partir de un modelo prácticamente idéntico, por lo que las diferencias entre ambos se deben, casi exclusivamente, al tiempo que una y otra versión llevan funcionando y que determina la acumulación del efecto mariposa debido a las distintas vicisitudes históricas por las que han pasado, las propiamente internas y las causadas por la relación entre ellas y con otras civilizaciones de mundos simulados de la misma o distinta serie.

If E1 and E2 are so similar, it means that both started their functioning at the same historical point. But also that their historical events and cultural aspects are more similar than would be expected if History had developed with absolute independence and freedom (randomness). And this tells us that the inhabitants of E1, more technologically advanced, have influenced our History guided by the “mimicking impulse” that leads all metropolises to impose their culture on the colonized peoples even, if possible, a historical and geopolitical role in accordance with the interests of the metropolis.

But before analyzing the similarities and differences between E1 and our world, E2, we must clarify two fundamental concepts: creation and offset.

Creation.

There are two kinds of “creations” of the world. Hence the coexistence, confusion and also the dispute generated by these two sides of the same coin.

The “natural” creation and evolution of the real world is simulated in the History of our virtual world. The origin of that real world is completely unknown to us and, even if we can get an idea from the simulation of “Natural History” contained in the design of our own world, it is, compared to the original, too simple, however real it may look, because our virtual world tries to simulate, through a digital format, a truly “analog” format, that is, continuous and, therefore, much broader and more complex.

Trying to understand the real world through a simplistic projection based on the nature of our simulated world without taking into account that we ourselves have a “pixelated mind” is absurd.

An example: The “continuous dimensionality” of the real world can only be conceived from our digital perspective as “infinite dimensions”, a similar concept but one that, taken literally, has connotations and consequences radically different from the original. The “infinite dimensions” are, if anything, an aspect of the “continuous dimensionality” of the real world that we can only conceive of as a theoretical construct or a matter of faith for the simple reason that… that infinity does not exist in the real world, which is spatiotemporally finite but “non-exhaustible”. Something that, seen from our perspective, sounds to us like a contradiction or a play on words.

Well, to say it without going into further complications, in the real world there is neither a Creation nor a Creator because this world is “created from nothing” or, what is the same thing, nothing and nobody creates it. The World (the Universe) and the concept of God the Creator are identified. But only taking into account that this divinity corresponds to an aspect of the real world, which is much more complex than its representation in our simulated world.

Our simulated world does have a creation as such for the simple reason that it is something artificial, “constructed”. Artificial creation or, more precisely, the creation of our artificiality is a concept that encompasses different processes and actors. That is why we cannot imagine a truly “uncreated” world except as a mystery, that is, as something inconceivable only sustained by faith: God or the primordial singularity of the Big Bang myth.

Even so, we confuse Creation with the existence of a (moment of) beginning and a (subject) creator, with different meaning according to the level at which we find it:

  • The manufacturer(s) of the hardware where the worlds are represented: the supercomputer of the real world or the computers of virtual civilizations. For example, ours, which is able to create (crude) simulations of worlds.
  • The author(s) of the world simulation software. Who, again, can be people from the real world or even, as we shall see, people from virtual worlds capable of creating simulated worlds on that same real computer (the hypercivilizations) or those who, like our computer engineers, create simulation programs in a virtual (computer) environment.
  • The designer(s) of specific world simulation games. For example, those who define the physicochemical, biological and historical characteristics of E1 and E2.
  • The modifier(s) (hacker-updater(s)) of the game software in progress, which may even produce a reset of the same, which is what is possibly going to happen, if it has not already done so, without the characters living in E2 appreciating any historical discontinuity, among other things because in the real reset there is an erasure and modification of individual memories and of History.
  • The “engineer character(s)” who produce “natural” modifications, following the laws that govern the functioning of our simulation game. For example, genetic engineers who produce transgenic variants of plants, animals or humans.

Offset.

  • The absoluteoffset of two games is that which they possess in comparison with the real world and which, fundamentally, expresses the “quality” of the simulation of a particular virtual world, its fidelity to the real world, its “realism” measured in terms of “continuous or real density” which, in our digital terms, we could define as the amount of “real” material support of that game. This, in turn, will have consequences on the “bidirectional relationship” between the real and the virtual world. We will not interact in the same way with a simulated character that “exists” as a hologram composed of photons as with another that also possesses particles with mass.
  • The chronological offset between games refers to the relative speed with which the time of these two worlds passes. For example, one can go 50% faster than the other, which means that for every minute that the character in one game lives, the character in the other game lives a minute and a half. And this will have far-reaching consequences not only in the realm of virtual worlds but also in the realm of virtual worlds in relation to the real world. Because, all other things being equal, the world in which time passes faster will evolve faster and, therefore, will be able to surpass the others technologically and scientifically… even the real world itself.
  • The historical offset between games refers to the point in history at which both games begin to function and is of particular importance when measured in “evolutionary” terms. For example, a world may be 2000 years ahead in terms of technological, scientific, cultural, etc. development in relation to another variant similar to it. This implies that, in some way, the inhabitants of that more advanced world live in the “future” of the more backward world. The historical offset between E1 and E2 is fundamental to understand the relationship between both worlds and, also, many of the “strange” events of our recent history.

The two key questions, now that we have defined the approach with the concepts of “creation” and “offset”, is: At what historical point did our world, E2 (Earth Two), begin to function and when did the visitors arrive from E1 (Earth One)?

We cannot know for certain when the “Start” button of our world was pressed because, even if we have certain evidence that extramundane characters visited it tens or hundreds of millennia ago, it could well be that they were inserted into the historical memory of our world without the visits having actually taken place when the game was in operation.

We can identify these “ancestral extramundanes” with all those who are represented in oral stories, paintings or folklore dressed in space suits, in contrast to those who do not wear any kind of protection. But this “rule” has two exceptions that we should not lose sight of.

On the one hand, the extraterrestrials (to call them according to modern alien mythology) who visit our planet unprotected must be either very similar to us and therefore able to withstand their environmental conditions without problems, or biological or cybernetic avatars of “races” that do not tolerate the peculiar environmental conditions of E2.

On the other hand, it is possible that the first visitors who came from E1, in spite of having more or less detailed information about their biological compatibility with our planet, decided to use preventively, in the first “descents” to the surface from the orbital stations in which they would have traveled from their world, space suits until verifying their physiological compatibility with our world.

If we accept that those human visitors coming from a twin world to ours and who, therefore, could live normally without any kind of protection on our planet were the ones who inspired much of the mythology and beliefs of different cultures of Antiquity, we will be able to determine a probable interval of the beginning of the simulation game in which we live. Dates that are defined in these traditions as “Creation of the World” or “Beginning of Time” and that respond to what the humans of E1 presumably told him: Our virtual world began to function between 5,500 and 6,000 years ago.

Let’s take a look at some data:

  • The Uruk period began around 3800 B.C. Around 3500 B.C. the wheel appeared and around 3300 B.C. the first traces of cuneiform writing on clay tablets.
  • Jewish tradition establishes the date of Creation at 3,760 BC.
  • The Egyptian Civilization began with the unification of different cities around 3150 BC.
  • The Mesoamerican calendar known as the “Mayan long count” begins on August 11, 3113 BC.

It is very likely that both E2 and E1 had the same historical starting point located around what would be 4,000 B.C. at which time the common History recorded in the program of both worlds began to differentiate. And it is also very likely that the first visitors from E1 arrived on our Earth, E2, shortly after its Inception. Perhaps around the date recorded in Jewish tradition, which corresponds to the beginning of the Uruk period.

We cannot know when was the beginning of the E1 game nor, consequently, how many years ahead of us they were when they arrived on our Earth. But we can get an idea by analyzing how ancient mythologies say they were and how and where their arrival was.

If, as we think, the history in both worlds has been more similar than could be expected due to the “mimicry impulse” of the humans of E1, the technological and scientific development should also have a very similar temporal progression in both worlds so that in their 21st century they would be at a level similar to ours. But this does not seem to be the case, in view of the fact that our technological capacity is not, as far as we know, close to achieving “interdimensional” travel to other simulation games. Which should lead us to think that they, in their homologous first half of the 21st century, would not be in a position to do so either. Something that, in principle, seems to corroborate mythological stories of Antiquity.

If we analyze the technology and the set of political, social and cultural approaches that emerge from these mythological stories, we can only think that the humans of E1 were at a level of technological development not much higher than ours. Let’s say that they were at a level similar to the one we are likely to reach by the end of this century.

That would explain, among many other things, why they chose as their base of operations the south of what is now Iraq, where oil is plentiful. A cheap energy with which to run land, naval and air vehicles, thermoelectric power stations…

Considering that they were at the beginning of interworld travel, it would not be feasible for them to carry large amounts of fuel or machinery on simple orbital platforms capable only of accommodating a small number of passengers and a light 3D printing system with which to build “in situ” the facilities and machinery that, in turn, would allow them to build vehicles, oil drilling rigs, mini refineries, sanitary equipment… Taking advantage of the available resources that, given that they were in a replica of their own world, they knew perfectly well.

A “campaign” technology, simple, easily usable, together with a much more sophisticated one capable of transporting them to nothing less than a parallel world. But how did they “suddenly” achieve this enormous technological leap without any correspondence with the rest of their knowledge?

In just a few years, we have gone from flying in obsolete airplanes to traveling to the Moon, from learning to use electricity in a rudimentary way to mastering the power of atomic energy. Perhaps we do not see the technological disproportion that exists in our days because we do not have references to be able to value it. But while in some fields we are still in the vicinity of the 19th century, in others we are about to reach the end of the 21st century, thanks to the vertiginous advances in certain areas of knowledge that are the result of chance, genius or the direct or indirect intervention of other extramundane civilizations.

We do not know what happened in E1. Maybe they suddenly discovered the nature of the Multiverse and, given the knowledge they already possessed about computation, they managed to learn how to “handle” the algorithm of transfer between simulation games. Perhaps, they received inspiration or direct help from some civilization outside their world. But, be that as it may, everything indicates that when they arrived here they were at a level of development only a little higher than ours, in which they were still using airplanes, rockets, atomic bombs, memory cards, genetic engineering… More or less as we could be in fifty or a hundred years or, perhaps before, if some civilization of those we call extraterrestrials, is in contact with someone from our world (governments, business corporations, political and religious organizations…).

It may be that our same “brothers” from Earth One are now much more involved in our history in order to tutelage a profound change in our way of life that will bring us closer to their political, social and “human” standards. Perhaps, they have decided, all or some of them, to colonize our world, which would require wiping out most of the indigenous population. Or, perhaps, they have learned that some virtual hypercivilization, the inhabitants of the real world or the same supercomputer that runs the “Multilevel Muntiverse” program, are going to proceed with a deep reset of the “Earth Two” simulation game and want to take the opportunity to make a profit that we are not even capable of imagining.

But what we do know is that their ancestors, the “anunnaki”, the Olympian gods, the sons of God who united with the daughters of men and begot giants, looked like us, spoke similar languages and were divided into political, cultural and racial blocs very similar to ours.

Nergal, the god of calamities, famines, epidemics, wars… had as his symbol a scepter crowned by two lion heads opposed to each other (hammer-shaped) and a sickle-shaped sword (sickle-shaped). The symbol of the god Sin was the crescent moon. Amun was represented by an eagle. Stars, suns… the similarities are extraordinary. But almost six thousand years have passed since then and, now, the inhabitants of Earth One certainly don’t look so much like us, nor are they simply our colonizers.

Perhaps it has been a long time since we have been their flock and they have been our farmers.

Inicio

25 Febrero 2021

“Y vi un cielo nuevo y una nueva tierra” (Apocalipsis 21:1)

Los anunnaki sumerios, los hijos de Dios, los dioses olímpicos, vinieron de un mundo virtual casi idéntico al nuestro, tal y como recogen la inmensa mayoría de las mitologías antiguas, mucho más realistas que la moderna, sustentada sobre la creencia en extraterrestres que viajan verdadera y físicamente desde distancias situadas a cientos o miles de años luz.

Dos mundos gemelos. Pero ¿hasta qué punto?

Para saber lo semejante que es la historia y, por tanto, la cultura entre dos mundos basados en un mismo modelo de planeta/civilización resulta indispensable determinar el momento de inicio del juego, es decir, cuándo, teniendo cargada en la memoria toda la historia anterior (incluidos los restos físicos), se pone en marcha y con qué grado de libertad (aleatoriedad). Cuanto más tiempo pase en funcionamiento, más divergirá la historia debido a la diferente “biografía” con relación a otros mundos que nacieron idénticos, porque el efecto mariposa causado por pequeños o grandes sucesos distintos en uno y otro mundo se irá acumulando y separando cada vez más sus “personalidades”. Exactamente igual que sucede entre las personas. Pero no sólo el tiempo determina esas diferencias, sino también el modelo de mundo que reproducen. Obviamente, cuanto más difiera el modelo del que parten, el efecto mariposa se incrementará.

Es posible que juegos semejantes formen parte de un mismo “protocolo” que incluya iniciar el juego en un mismo momento histórico, además de basarse en un mismo modelo. Pero también es posible que, aún simulando exactamente el mismo mundo de referencia, una variante lleve más tiempo funcionando que la otra.

La hipótesis que manejamos aquí es que las dos versiones de la serie “Earth” de las que hablamos, E1 (Earth One) y E2 (Earth Two), iniciaron su puesta en juego en un momento histórico y a partir de un modelo prácticamente idéntico, por lo que las diferencias entre ambos se deben, casi exclusivamente, al tiempo que una y otra versión llevan funcionando y que determina la acumulación del efecto mariposa debido a las distintas vicisitudes históricas por las que han pasado, las propiamente internas y las causadas por la relación entre ellas y con otras civilizaciones de mundos simulados de la misma o distinta serie.

Si E1 y E2 se parecen tanto, quiere decir que ambos iniciaron su funcionamiento en el mismo punto histórico. Pero, también, que sus acontecimientos históricos y aspectos culturales son más semejantes de lo que cabría esperar si la Historia se hubiera desarrollado con absoluta independencia y libertad (aleatoriedad). Y esto nos indica que los habitantes de E1, más avanzados tecnológicamente, han influido en nuestra Historia guiados por el “impulso mimetizador” que lleva a todas las metrópolis a imponer su cultura a los pueblos colonizados incluso, si fuera posible, un rol histórico y geopolítico acorde con los intereses de la metrópoli.

Pero antes de analizar las semejanzas y diferencias entre E1 y nuestro mundo, E2, debemos aclarar dos conceptos fundamentales: Creación y desfase.

Creación.

Existen dos clases de “creaciones” de mundo. De ahí la coexistencia, confusión y, también, la disputa que generan esas dos caras de una misma moneda.

La creación y evolución “natural” del mundo real está simulada en la Historia de nuestro mundo virtual. El origen de ese mundo real nos es completamente ignoto y, aun cuando podemos hacernos una idea a partir de la simulación de “Historia Natural” recogida en el diseño de nuestro propio mundo, esta es, comparada con la original, demasiado simple por muy real que sea su aspecto, porque nuestro mundo virtual intenta simular, mediante un formato digital, un formato verdaderamente “analógico”, es decir, continuo y, por tanto, mucho más amplio y complejo.

Intentar comprender el mundo real mediante una proyección simplista basada en la naturaleza de nuestro mundo simulado sin tener en cuenta que nosotros mismos tenemos una “mente pixelada” es absurdo.

Un ejemplo: La “dimensionalidad continua” del mundo real sólo podemos concebirla desde nuestra perspectiva digital como “infinitas dimensiones”, un concepto parecido pero que, tomado al pie de la letra, posee connotaciones y consecuencias radicalmente distintas al original. Las “infinitas dimensiones” son, si acaso, un aspecto de la “dimensionalidad continua” del mundo real que sólo podemos concebir como constructo teórico o cuestión de fe por la sencilla razón de que… esa infinitud no existe en el mundo real, que es finito espaciotemporalmente pero “no agotable”. Algo que, visto desde nuestra perspectiva, nos suena a contradicción o juego de palabras.

Pues bien, para decirlo sin entrar en mayores complicaciones, en el mundo real no hay propiamente una Creación ni un Creador porque ese mundo es “creado desde la nada” o, lo que es lo mismo, nada ni nadie lo crea. El Mundo (el Universo) y el concepto de Dios Creador se identifican. Pero sólo teniendo en cuenta que esa divinidad se corresponde con un aspecto del mundo real, que es mucho más complejo que su representación en nuestro mundo simulado.

Nuestro mundo simulado sí tiene una creación como tal por la sencilla razón de que es algo artificial, “construido”. La creación artificial o, más precisamente dicho, la creación de nuestra artificialidad es un concepto que engloba diferentes procesos y actores. Por eso no podemos imaginar un mundo verdaderamente “increado” sino como misterio, es decir, como algo inconcebible sólo sostenido por la fe: Dios o la singularidad primigenia del mito del Big Bang.

Aún así, confundimos Creación con la existencia de un (momento de) inicio y un (sujeto) creador, con diferente significado según el nivel en el que lo encontremos:

– El o los fabricantes del hardware donde se representan los mundos: el superordenador del mundo real o los ordenadores de las civilizaciones virtuales. Por ejemplo, la nuestra, que es capaz de crear (burdas) simulaciones de mundos.

– El o los autores del software de simulación de mundos. Que, de nuevo, pueden ser personas del mundo real o, incluso, como veremos, personas de mundos virtuales capaces de crear mundos simulados en ese mismos ordenador real (las hipercivilizaciones) o los que, como nuestros ingenieros informáticos, crean programas de simulación en un entorno (ordenador) virtual.

– El o los diseñadores de juegos concretos de simulación de mundos. Por ejemplo, los que definen las características fisicoquímicas, biológicas e históricas de E1 y E2.

– El o los modificadores (actualizadores-hacker) del software de juegos en curso, que puede llegar a producir incluso un reseteo del mismo, que es lo que posiblemente va a ocurrir, si no lo ha hecho ya, sin que los personajes que vivimos en E2 apreciemos ninguna discontinuidad histórica, entre otras cosas porque en el verdadero reseteo se produce un borrado y modificación de los recuerdos individuales y de la Historia.

– El o los “personajes ingenieros” que producen modificaciones “naturales”, siguiendo las leyes por las que se rige el funcionamiento de nuestro juego de simulación. Por ejemplo, los ingenieros genéticos que producen variantes transgénicas de plantas, animales o seres humanos.

Desfase.

– El desfase absoluto de dos juegos es el que poseen en comparación con el mundo real y que, fundamentalmente, expresa la “calidad” de la simulación de un mundo virtual concreto, su fidelidad con el mundo real, su “realismo” medido en términos de “densidad continua o real” que, en nuestros términos digitales, podríamos definir como la cantidad de soporte material “real” de dicho juego. Lo que, a su vez, tendrá consecuencias en la “relación bidireccional” entre el mundo real y el virtual. No interactuaremos igual con un personaje simulado que “exista” como holograma compuesto por fotones que con otro que posee, también, partículas con masa.

– El desfase cronológico entre juegos hace referencia a la rapidez relativa con la que pasa el tiempo de esos dos mundos. Por ejemplo, uno puede ir un 50% más rápido que otro lo que implicaría que en cada minuto que vive el personaje de un juego el de otro juego vive minuto y medio. Y esto va a tener consecuencias trascendentales no sólo en el ámbito de los mundos virtuales sino en el de estos con relación al mundo real. Porque, a igualdad de cualquier otro factor, el mundo en el que el tiempo pase más rápido evolucionará más deprisa y, por tanto, podrá superar a los demás tecnológica y científicamente… también al propio mundo real.

– El desfase histórico entre juegos hace referencia al punto de la historia en el que ambos inician su funcionamiento y tiene especial importancia medido en términos “evolutivos”. Por ejemplo, un mundo puede ir 2000 años adelantado en términos de desarrollo tecnológico, científico, cultural, etc. con relación a otra variante similar a él. Lo cuál implica que, de alguna manera, los habitantes de ese mundo más avanzado viven en el “futuro” del mundo más atrasado. El desfase histórico entre E1 y E2 es fundamental para entender la relación entre ambos mundos y, también, muchos de los “extraños” acontecimientos de nuestra Historia reciente.

Las dos cuestiones clave, ahora que hemos definido el planteamiento con los conceptos de “creación” y “desfase”, es: ¿En qué punto histórico comenzó a funcionar nuestro mundo, E2 (Earth Two) y cuándo llegaron los visitantes desde E1 (Earth One)?

No podemos saber a ciencia cierta cuándo se apretó el botón de “Inicio” de nuestro mundo porque, aun cuando tenemos ciertas evidencias de que personajes extramundanos lo visitaron hace decenas o centenares de milenios, bien podría ocurrir que hubieran sido insertados en la memoria histórica de nuestro mundo sin que realmente se hubieran producido las visitas cuando el juego estaba en funcionamiento.

Podemos identificar a estos “extramundanos ancestrales” con todos aquellos que están representados en los relatos orales, las pinturas o el folklore vestidos con trajes espaciales, en contraste con los que no llevan ningún tipo de protección. Pero esta “regla” tiene dos excepciones que no debemos perder de vista.

Por un lado, los extraterrestres (por llamarlos conforme a la moderna mitología alien) que visitan nuestro planeta sin protecciones deben ser o bien muy similares a nosotros y, por tanto, capaces de soportar sin problemas sus condiciones ambientales, o bien avatares biológicos o cibernéticos de “razas” que no toleran las peculiares condiciones ambientales de E2.

Por otro lado, puede que los primeros visitantes que vinieron de E1, a pesar de disponer de información más o menos detallada de su compatibilidad biológica con nuestro planeta, decidieran utilizar preventivamente, en los primeros “descensos” a la superficie desde las estaciones orbitales en las que habrían viajado desde su mundo, trajes espaciales hasta verificar su compatibilidad fisiológica con nuestro mundo.

Si aceptamos que esos visitantes humanos provenientes de un mundo gemelo al nuestro y que, por tanto, podían vivir con normalidad sin ningún tipo de protección en nuestro planeta fueron los que inspiraron buena parte de la mitología y creencias de diferentes culturas de la Antigüedad, podremos determinar un intervalo probable del Inició del juego de simulación en el que vivimos. Unas fechas que vienen definidas en dichas tradiciones como “Creación del Mundo” o “Inicio de los Tiempos” y que responden a lo que presumiblemente le dijeron los humanos de E1: Nuestro mundo virtual comenzó a funcionar entre hace 5.500 y 6.000 años.

Veamos algunos datos:

El periodo de Uruk comenzó hacia el 3800 a. C. Sobre el 3.500 a. C. aparece la rueda y alrededor del 3.300 a. C. los primeros vestigios de escritura cuneiforme sobre tablillas de arcilla.

La tradición judía establece la fecha de la Creación en el año 3.760 a. C.

La Civilización Egipcia comienzó con la unificación de diferentes ciudades hacia el 3.150 a. C.

El calendario mesoamericado conocido como “cuenta larga maya” comienza el 11 de Agosto del 3113 ac.

Es muy probable que tanto E2 como E1 tuvieran un mismo punto histórico de inicio situado alrededor de lo que sería el 4.000 a. C. momento en el que la Historia común grabada en el programa de ambos mundos comenzó a diferenciarse. Y también es muy probable que los primeros visitantes procedentes de E1 llegaran a nuestra Tierra, E2, poco después de su Inicio. Quizá alrededor de la fecha que recoge la tradición judía y que se corresponde con el inicio del periodo de Uruk.

No podemos saber cuándo fue el Inicio del juego E1 ni, por consiguiente, cuántos años de “adelanto” nos llevaban cuando llegaron a nuestra Tierra. Pero podemos hacernos una idea analizando cómo dicen las mitologías antiguas que eran y cómo y donde fue su llegada.

Si, como pensamos, la historia en uno y otro mundo ha sido más parecida de lo que cabría esperar debido al “impulso mimetizador” de los humanos de E1, el desarrollo tecnológico y científico debería tener una progresión temporal también muy parecida en ambos mundos de manera que en su siglo XXI ellos estarían en un nivel parecido al nuestro. Pero esto no parece ser así, a la vista de que nuestra capacidad tecnológica no está, que sepamos, cerca de lograr viajes “interdimensionales” hasta otros juegos de simulación. Lo que nos debería llevar a pensar que ellos, en su homóloga primera mitad del siglo XXI, tampoco estarían en condiciones de lograrlo. Algo que, en principio, parecen corroborar relatos mitológicos de la Antigüedad.

Si analizamos la tecnología y el conjunto de planteamientos políticos, sociales y culturales que se desprenden de esos relatos mitológicos no podemos sino pensar que los humanos de E1 se encontraban en un nivel de desarrollo tecnológico no muy superior al nuestro. Digamos que parecido al que previsiblemente tendremos nosotros hacia finales de este siglo.

Eso explicaría, entre otras muchas cosas, que eligieran como base de operaciones el sur de lo que hoy es Irak, donde abunda el petróleo. Una energía barata con la que hacer funcionar vehículos terrestres, navales y aéreos, centrales termoeléctricas…

Teniendo en cuenta que se encontraban en los inicios de los viajes intermundo, no les resultaría factible acarrear con grandes cantidades de combustible ni maquinaria en las sencillas plataformas orbitales capaces sólo de albergar un reducido número de pasajeros y un ligero sistema de impresión 3D con el que construir “in situ” las instalaciones y la maquinaria que, a su vez, les permitiría construir vehículos. torres de perforación petrolífera, minirefinerías, equipamiento sanitario… Aprovechando los recursos disponibles que, dado que se encontraban en una réplica de su propio mundo, conocían perfectamente.

Una tecnología “de campaña”, sencilla, fácilmente utilizable, junto a otra mucho más sofisticada capaz de transportarlos nada menos que a un mundo paralelo. Pero ¿cómo lograron “de repente” ese enorme salto tecnológico sin correspondencia con el resto de sus conocimientos?

En unos pocos años, nosotros hemos pasado de volar en obsoletos aviones a viajar a la Luna, de aprender a utilizar de forma rudimentaria la electricidad a dominar el poder de la energía atómica. Quizá no veamos la desproporción tecnológica que se da en nuestros días porque no tenemos referentes para poder valorarla. Pero mientras en unos campos nos encontramos aún en las cercanías del siglo XIX, en otros estamos a punto de llegar a finales del XXI, gracias a los vertiginosos avances en determinadas áreas del conocimiento fruto de la casualidad, de la genialidad o de la intervención directa o indirecta de otras civilizaciones extramundanas.

No sabemos lo que ocurrió en E1. Puede que, de repente, descubrieran la naturaleza del Multiverso y, dados los conocimientos que ya poseían sobre computación, lograron aprender a “manejar” el algoritmo de trasvase entre juegos de simulación. Tal vez, recibieron la inspiración o la ayuda directa de alguna civilización ajena a su mundo. Pero, sea como fuere, todo indica que cuando llegaron aquí se encontraban en un nivel de desarrollo tan sólo un poco superior al nuestro, en el que aún utilizaban aviones, cohetes, bombas atómicas, tarjetas de memoria, ingeniería genética… Más o menos como podríamos estar nosotros dentro de cincuenta o cien años o, quizá antes, si alguna civilización de esos que llamamos extraterrestres, se encuentra en contacto con alguien de nuestro mundo (gobiernos, corporaciones empresariales, organizaciones políticas y religiosas…).

Puede que nuestros mismos “hermanos” de Earth One estén ahora mucho más involucrados en nuestra historia para tutelar un cambio profundo en nuestro modo de vida que nos acerque a sus estándares políticos, sociales y “humanos”. Quizá, han decidido, todos o algunos de ellos, colonizar nuestro mundo, lo que exigiría eliminar a la mayoría de la población autóctona. O, tal vez, han tenido noticia de que alguna hipercivilización virtual, los habitantes del mundo real o el mismo superordenador que ejecuta el programa “Muntiverso Multinivel”, van a proceder a un reseteo en profundidad del juego de simulación “Earth Two” y quieren aprovechar la oportunidad para obtener un beneficio que nosotros no somos siquiera capaces de imaginar.

Pero lo que sí sabemos es que sus antepasados, los “anunnaki”, los dioses olímpicos, los hijos de Dios que se unieron a las hijas de los hombres y engendraron gigantes, tenían nuestro aspecto, hablaban idiomas semejantes y se dividían en bloques políticos, culturales y raciales muy parecidos a los nuestros.

Nergal, el dios de las calamidades, las hambrunas, las epidemias, las guerras… tenía como símbolo un cetro coronado por dos cabezas de león opuestas entre sí (con forma de martillo) y una espada falciforme (con forma de hoz). El símbolo del dios Sin era la media luna. Amón estaba representado por un águila. Estrellas, soles… las similitudes son extraordinarias. Pero han pasado casi seis mil años desde entonces y, ahora, los habitantes de Earth One es seguro que no se parecen tanto a nosotros ni son, simplemente, nuestros colonizadores.

Quizá hace ya mucho tiempo que nosotros somos su rebaño y, ellos, nuestros granjeros.

La estrategia del lobo

18 Febrero 2021

Si piensas en un rebaño, eres una oveja. Si crees que sin una mayoría nada es posible, eres parte del rebaño.

Los pastores de ganado humano que controlan a la Humanidad desde el inicio del Neolítico (eso es, exactamente, la civilización) intentan por todos los medios que la gente piense que sólo en manada, en mayoría y estampida (eso son las revoluciones colectivistas) puede hacer algo para recuperar su condición de libertad, dignidad, bienestar material (sí, eso también importa) y felicidad. La estrategia del pastor es que los humanos se crean ovejas y no se enteren del poder que tienen como individuos o en pequeños grupos siempre y cuando actúen sin las cortapisas y domas con las que lleva bombardeándolos la “Civilización” desde poco después de nacer. Que pierdan la confianza en sí mismos, piensen que solos o en grupitos no van a ningún sitio y, así, desistan de utilizar la fuerza de la que disponen.

Las técnicas de ganadería humana son exactamente igual de simples y eficaces que las de cualquier otro animal, con la única diferencia de que, como a todos los depredadores, al hombre hay que domarlo (eso es, exactamente, la educación. Educar=domar. Enseñar=liberar) antes de domesticarlo: Se utilizan amenazas ficticias (el perro simula ataques de un lobo) para provocar estampidas en las que las personas se comportan como animales gregarios, sin verificar la situación, como haría cualquier depredador o primate superior, y poder llevarlos, así, a dónde se quiera, a un corral o al matadero. Se les aísla para que no puedan crear un núcleo crítico en el que evaluar los hechos ni crear células de resistencia que convertirían en impredecibles las estampidas controladas que provocan los pastores. Se impide que la voz de los disidentes llegue a la manada y pueda desvelar el engaño. Se les encierra literalmente en corrales físicos y mentales, aprovechando el miedo creado por la amenaza ficticia y por las represalias sobre los disidentes, y utilizando los perros guardianes que han insertado en la mente de las personas/ovejas a lo largo del proceso de doma y domesticación. Y se les empobrece hasta que alcancen el mismo grado de postración y dependencia del pastor que tienen todos los animales domesticados.

Colabora con este proceso de degradación de la naturaleza humana (esto sí que es transhumanismo), además de las técnicas “educativas” ganaderas, los mecanismos filogenéticamente adquiridos para que los humanos, depredadores de grupo, a pesar de ser violentos y de espíritu libre, acepten una jerarquía férrea. Unos mecanismos de “cohesión social” entre los que figuran especialmente el síndrome de Estocolmo y el de Buchenwald. Este último, aún poco estudiado y publicitado, representa esa capacidad humana para hacer la vista gorda ante las atrocidades de los líderes del grupo. Los habitantes del pueblo vecino del campo de concentración de Buchenwald dijeron no haberse enterado de nada. Luego, cuando se les llevó a conocer las atrocidades del campo, se compungieron mucho y poco más.

Toda la población del antiguo mundo libre asiste completamente indiferente, cuando no fanáticamente convencida, a un robo de libertad y prosperidad que ni siquiera la sociedad alemana del III Reich habría tolerado. Y Hitler lo sabía muy bien. Por eso procuró hasta el último momento que los alemanes gozaran de bienestar material y libertad personal. Aquí y ahora, en Alemania y en el resto de la mayoría de los países avanzados y democráticos, la población acepta lo que no habría permitido en aquellos años terribles. Lo que indica el inmenso y escondido grado de domesticación y conversión de humanos en herbívoros gregarios que subyace bajo la piel de los orgullosos ciudadanos aparentemente dueños de su destino y el de sus naciones. Y aquí viene la segunda reflexión.

La estrategia de los pastores es sencilla: comportarse como lobos y hacer creer a los demás que no son humanos (peligrosos depredadores de grupo) y que, por tanto, no deben ni pueden comportarse como lobos. El pastor y dos perros son tres. Una ínfima minoría que controla a la mayoría usando el monopolio de la fuerza. Comportarse como (uno, dos, apenas tres) lobos que atacan la manada es exactamente igual de eficaz que lo que hacen los pastores, el poder, la élite… Por eso temen tanto a los disidentes, a la Resistencia, al terrorismo… a que los demás hagan lo mismo que ellos.

La estrategia del lobo la tienen perfectamente aprendida, entre otros, los activistas de izquierda. Se les llena la boca con el pueblo, los desfavorecidos, la famélica legión… pero no tratan de ganarse su libre voluntad, sino que utilizan los mismos medios que los pastores del otro bando para controlar manadas, pueblos… famélicas legiones. Ellos sí que no esperan a ser mayoría, sino que salen a la calle y actúan como lobos. A la calle, en las redes sociales, en los medios de comunicación, en el día a día del vecindario, la universidad, los centros de trabajo… No piensan como masa, porque saben que así nunca se controla a la masa. Y ese es su objetivo: un hierro ganadero, una mente colmena con otros nombres, silbidos y ladridos. La propiedad de un rebaño que prefiere creer que esta pastoreado por ovejas.

¿Alguien no entiende la estrategia de Podemos? Es endiabladamente sencilla y eficaz. Y, lo más importante, al alcance de cualquiera.

Controlar al rebaño desde su posición de pastores y, a los otros pastores, desde su posición de lobos descontrolados. Actuar como lobos amparados por los pastores. Un círculo vicioso de fuerza ambidireccional que sólo se puede romper mediante la fuerza, que no es precisamente la fuerza de la manada. Saben que basta con actuar en pequeños grupos (incluso individualmente). Ocupar el territorio, tomar las calles, las redes sociales, los medios de comunicación, el vecindario, los centros de trabajo, las Universidades… con toda la fuerza de la que son capaces. Sin miedo. Sin complejos ni sensiblería.

Un pequeño grupo, apenas cincuenta personas, desata el terror en las calles, suprime el derecho de reunión y libre expresión… Nosotros pensamos en términos gregarios: “mayorías”, “juego limpio”, “democracia”, “estado de derecho”… como los ñus o las cebra, incluso cuando somos minoría. Ellos en términos de minoría activa, como los leones. ¿Qué pueden hacer seis renos? ¿Y seis lobos?.

Podemos está imponiendo su proceso revolucionario comportándose como una minoría consciente de su fuerza y sin las tonterías del tipo “poner la otra mejilla”, “nosotros no somos como ellos, somos seres superiores de luz y paz”… pero así no se acabó con los campos de concentración nazis. Se acabó en las playas de Normandía.

Podemos está mostrando exactamente lo que hay que hacer para desmontar la farsa de que sólo mediante una “mayoría democrática” se pueden cambiar las cosas. Porque convierte su minoría en “mayoría antidemocrática” sostenida por el síndrome de Estocolmo, el de Buchenwald… y el de los trenes de la muerte. Y lo está haciendo al mismo tiempo que pierde apoyo en las urnas. Esa es la gran lección: Cuando no existe una democracia militante dispuesta a aplicar el estado derecho con toda contundencia, y hacer (por la fuerza de la ley) prevalecer la voluntad de la mayoría, lo más efectivo es comportarse como minoría cualificada, como lobos, como humanos verdaderos capaces de atacar y defenderse para proteger su vida y su felicidad.

Podemos no espera al pueblo, a las masas, a las mayorías. El gobierno del que, además de la oposición verdadera, también forma parte, gobierna en minoría habiendo desarticulado todos los controles democráticos, manteniendo la ficción de que sólo una mayoría, como la que ellos no tienen, estaría legitimada para desbancarlos del poder. Temen que se les haga lo que ellos hacen y saben que funciona. Por eso tratan desesperadamente de evitar cualquier acción “popular” incontrolada. Porque una sólo chispa puede ocasionar una estampida. Lo que no ocasiona estampidas es que no suceda nada, que todos caminan por la senda de la migración hasta los verdes pastos prometidos, en silencio, como mucho balando ferozmente en las redes sociales, los mítines o los parlamentos.

Podemos, que forma parte del gobierno, se comporta al mismo tiempo como oposición incontrolada. Es dueña de facto de la calle. Su poder reside en la voluntad para ejercer el poder que los demás le permiten. Por eso no quiere que haya otras oposiciones como la suya. Quiere ostentar el monopolio de la revolución. Quiere ocupar todo el espacio de disidencia y, así, controlar a sus socios de gobierno.

Un Estado fallido. Una legalidad ilegitimada por su constante conculcación. El poder de los hechos consumados… Ser pastor y lobo al mismo tiempo. Estar dispuesto a ganar sin necesidad de ganar en el juego democrático convertido en farsa mediática. Si alguien cree realmente que en este estado de cosas la libertad se defiende democráticamente, ganando en las urnas o buscando el amparo de la justicia, es que está completamente enajenado… o quiere estarlo.

¿La estrategia de Podemos? También la los independentistas, variados grupos de presión y hasta la de los inmigrantes ilegales y quienes los envían, que todos ellos forman parte del gobierno de minorías “decididas” (con bemoles, que dirían nuestros abuelos) que imponen su ley exactamente igual que en el sinley Oeste americano.

La estrategia de Podemos (et al) es la del realismo utópico. Ese que siguen todos los humanos de verdad cuando quieren cambiar las cosas y conseguir más libertad y prosperidad (ellos lo están haciendo a la vista de todos). El que podemos poner en práctica todos los demás sin necesidad de esperar a que la manada despierte y tome el camino correcto que la llevaría a la libertad de las praderas sin dueño, sin pastor ni perros, tras descubrir que no son ovejas o ñus, sino lobos, leones… humanos verdaderos.

Podemos, el independentismo, BLM, el feminismo, el inmigracionismo, el multiculturalismo… utilizan sin melindreces todo su minoritario poder gracias a que la mayoría no utiliza su poder en absoluto sino para componer baladas de mansedumbre: “Si esto lo hiciéramos nosotros nos crucificaban”. “Claro que sí, idiotas” -responden ellos entre risas de desprecio-. Por eso en Linares muelen a palos a los manifestantes y, al día siguiente todo se acaba, pero en Barcelona, en Madrid o en Granada arden las calles, la policía se repliega y, al día siguiente, vuelven a arder. Está lanzado el mensaje: “Si esto pasa por un rapero, imaginad qué ocurriría si intentáis hacerlo con uno de nosotros, los jefes”.

El Nuevo Orden Mundial no es algo ajeno a nosotros. No es la imposición de una élite. Es algo que está dentro de nosotros. Es nuestra renuncia a ejercer de humanos, a defender nuestra libertad, prosperidad y dignidad porque “no somos como ellos”. Hemos dejado de ser humanos para convertirnos en ovejas que se creen seres moralmente superiores en la medida en que ejerzan su indefensión, su mansedumbre, su realismo pragmático gregario. Somos mejores en la medida en que les permitamos a otros ser peores, invadir nuestra vida, imponer su interés. Eso es el NOM, un estúpido cuento que confunde bondad con buenismo. El miedo a la libertad escondido tras el miedo a la legalidad ilegítima.

¿Qué se puede hacer? Lo que ellos. Lo que hicieron nuestros antepasados para legarnos un mundo mejor, sin esconderse detrás la invocación a bellas ideas para no tener que luchar por ellas.

Hay que dejar de buscar mayorías y ejercer nuestra inmensa minoría. Ocupar el territorio y defenderlo sin cortesías caballerescas porque enfrente no tenemos caballeros demócratas sino al IV Reich amorfo y neblinoso que sólo conoce una cosa: la fuerza. La misma fuerza con la que se derrotó a su antepasado. La misma que no se usó para derrotar a su gemelo, el internacionalsocialismo, ese comunismo que ha vuelto reencarnado en Nueva Rancia Normalidad para susurrarnos al oído lo de siempre: “Es mejor no señalarse, ir a lo tuyo, obedecer, pasar desapercibido… porque tienes mucho que perder”.

Tu libertad, tu fuerza física, intelectual y económica, hasta tu familia, todo eso lo han transformado en debilidad, en algo que debes proteger renunciando a utilizarlo.

¿No crees que lo que puedes perder es lo que te puede hacer ganar? ¿De verdad crees que tu trabajo, tu dinero, tu posición social, tu familia… son rémoras y no armas?

Sólo los humanos de verdad contabilizan lo que poseen como “poder” y no como “debilidad”. Lo contrario es seguir la táctica del miedo. Cambia de estrategia.

Del enemigo, el consejo.

Expaña

15 Febrero 2021

(Breve crónica de ayer)

Puede que la inmensa mayoría no lo vea así, porque sólo ven los 30 metros que alumbra la luz corta de este coche sin ITV ni seguro que aún se llama (es un decir) España, pero ayer, domingo 14 de Febrero de 2021, día de los enamorados con bozal y miedo, comenzó el acto final del desmantelamiento iniciado cuando Francia puso virrey en Madrid y Gran Bretaña se impuso disolver su contraparte, objeto de envidia y sujeto odiado: Spain.

Perdieron todos y ganó, con mucho, esa mayoría silenciosa que ha decidido no colaborar más con esta farsa democrática gestionada por bandas mafiosas que han hecho de la política su gremio. ¿Acaso hay mejor y más seguro negocio que un Estado, pagar la nómina y decidir la carrera profesional de jueces, policías, fiscales, periodistas… y de sus nenes(as)?

Triunfo de apariencia anodina, rápidamente escondido bajo toda suerte de explicaciones, razones y charlatanerías varias por los trileros de oficio (“oficiales”, dicen ellos), por las cargas públicas que nos desnudan trabuco mediático en mano por nuestro bien, para protegernos de pandemias, nevadas, oleadas migratorias… en fin, de todo eso que el “estado de bienestar” procura para sus víctimas. Triunfo que, como todo tapado, espera su momento, después de que todos los momentos de sainete sean aplastados por el telón. Porque ese 25% largo que se ha sumado a la abstención secular, la de recios y profundos principios democráticos (en una cleptocracia, no votar es profesar de demócrata), se prepara ya, aunque aún no sean conscientes de ello, para instaurar un país de verdad con su Estado de derecho y de bienestar para los que pagan.

Tras ayer, que es hoy y lo que sigue, creen los necios encumbrados en importantes y listos que se inicia la construcción de la República Confederada Ibérica. Y bien podría ser. De hecho sería así de no ser porque esa mayoría silenciosa ha tomado, y aún no se lo ha dicho ni a sí misma, otra decisión. La de crear Expaña, que es, para entendernos con ejemplo de toda la vida, como si se reseteara la Historia y volviéramos a ese instante mágico que alumbró el mejor 1492 que verá nunca la Humanidad. Porque unos van a tirar por su retrete y, Expaña, tomará el rumbo perdido hacia sí misma, en línea recta a nuestros propios intereses, los de nuestra cartera, nuestra alegría y nuestra libertad.

Teóricamente, y todo parece ahora mismo corroborarlo, más, incluso, que en el anterior “ahoramismo” del golpe de estado de Marzo de 2020, primer año triunfal de la Cruzada Vírica Popular, comienza un exponencial cambio que nos llevará a un ente políticomafioso en el que Cataluña y País Vasco se conviertan en estados libres asociados a lo que fue España. Disfrutando de independencia pero conservando su coto comercial y abrevadero fiscal en el que se sustentan su supremacismo gorrón. Pero no se apresuren, porque a lo poco les seguirá la muy derecha Galicia, Baleares y Valencia (¿tú también, hija mía?), con Canarias en la jaula mora y Ceuta y Melilla de hongkoncitas cutres.

Todo envuelto en la misma inercia de la leyenda negra que forjaron Flandes y Gran Bretaña, en la que se envolvieron los criollo caciques que aún gobiernan las Américas, que luego usó a discreta conveniencia Francia y, ahora, la izquierda y los independentistas, es decir, los criollos peninsulares que sueñan cacicazgos y despiertan norcoreas. Todo como si nada, a lomos de trote de los días cotidianos con aspecto de Nueva Normalidad y que vivan las caenas. Pero no.

Parecerá que sigue España, ahora más solidaria, sostenible, igualitaria… Ya saben. Lo de siempre, lo de la estampita. Que las cosas siempre nos vienen bien a los españoles reunidos en el corral de “a todos”. Pero no. Porque ahí está esa mayoría minoritariamente decisiva, la de frontera. La potencia emergente que, en palabras de Kissinger, siempre fue peligrosa… para los kissinger. Los que, bien colmada su paciencia, ahora se abstienen y mañana rompen los papeles, el sobre con las estampitas de los timadores, la baraja de los trileros, el portal del corralón al que nos llevan.

No habrá convite a costa de los primos, mesa, mantel, cama y silla gestatoria para los listos adyacentes de provincias venidas a más. Habrá Expaña. Un contador a cero para que, los españoles que quieran serlo, comiencen a vivir su vida y disfrutar de su esfuerzo y talento, que es nuestra única riqueza. Habrá un tirón inesperado de verdadero nacionalismo español, al grito de “hasta los cojones” y nacerá de ese silencio de mayoría cualificada un movimiento hacia los que fuimos y nunca debimos dejar de ser: españoles dedicados a satisfacer nuestro interés, el nuestro de cada uno de todos.

Se acabó la melosa hipocresía, las medias palabras para esconder las enteras ideas, la doble vara de medir y el lomo sobre el que siempre rompen las varas del insulto y el desprecio. Se acabó pagar para que nos quieran. Larga vida a Expaña. Esa que soñábamos y que nunca nos dejaron tener. ¿Un deseo?

No, un vaticinio.