África empieza en los Pirineos

27 Agosto 2021

Atila envía a sus hunos vestidos de inofensivos menesterosos para que ocupen Roma con la ayuda de los romanos. Pekín vincit. Pekín imperat.

Muchas ciudades españolas. Por ejemplo Almería, están siguiendo la estela marcada por Barcelona. La exposición gradualmente pautada al virus tercermundista, variante islámica, logra implantar la enfermedad de la sumisión, miseria y violencia de la que huye toda la Humanidad que la conoce, sin las defensas del organismo social y, en una inmensa mayoría de casos, tampoco las de los organismos individuales, detecten el peligro y adopten las medidas de protección y destrucción de los patógenos invasores.

Una sofisticada combinación de fármacos culturales, políticos y mediáticos es la responsable de que nuestro sistema defensivo, encargado de proteger nuestra libertad y prosperidad, no reconozca a los organismos biológicos e ideológicos que solo pueden subsistir en un ambiente colectivizado y totalitario, parasitando a sus huéspedes. Y lo consiguen disfrazando esos patógenos con marcadores propios de la cultura a la que quieren invadir, dominar y parasitar. Igualdad de la mujer, libertad y derecho de los homosexuales (y demás opciones), protección medioambiental, solidaridad, libertad de pensamiento y expresión…

Eso es el neocomunismo: comunismo de siempre arropado por los valores occidentales.

Es la izquierda manifiesta y encubierta, así como los arribistas que esperan beneficiarse de de un sistema colectivista global, la que está disfrazando y facilitando la invasión de mentalidades medievales, ideologías totalitarias e inhumanas y creencias sustentadas en la eliminación de la individualidad (Islam significa “sumisión”, no lo olviden nunca), al mismo tiempo que castiga la más mínima reacción defensiva del antaño potente sistema inmunológico liberacista que logró derrotar al nacionalsocialismo en la II Guerra Mundial y al internacionalsocialismo en la Guerra Fría. Y es esa misma izquierda internacional y nacionalsocialista que inició conjuntamente la II Guerra mundial la que ha iniciado la III Guerra Mundial, esta vez bajo el liderazgo (neo)comunista de Pekín (https://ozyesite.com/2020/08/30/iv-reich-capital-beijing/)

La blitzkrieg colectivista no se sustenta en la actuación conjunta de panzer y stukas, sino en la de medios de comunicación y en la utilización masiva del gran invento para vencer a un país más poderoso sin que este ejerza toda su fuerza: la marcha verde.

Marruecos enseñó al mundo cómo, utilizando la debilidad del enemigo, se le puede derrotar atacándolo pacíficamente. Y, del mismo modo que en 1975, “civiles desarmados” ocuparon el Sahara Occidental sin que el ejército español realizara un solo disparo, así ahora, las oleadas de esos civiles desarmados, explotan la debilidad congénita del mundo occidental, para invadir el territorio aliado sin ninguna oposición (https://ozyesite.com/2020/12/11/el-error-witiza/). ¿Y cuál es esa debilidad congénita del mundo libre? La solidaridad.

Las órdenes mendicantes, las ONGs, el estado de bienestar… todo eso es consecuencia de uno de los dos ejes que articulan la cultura occidental desde la época del mítico europeo ancestral: “disidencia y lealtad” (https://www.amazon.es/Homo-Simulator-Rafael-Ortiz-Garcia-ebook/dp/B086Z38P2Z). Si alguno de estos dos principios mágicamente armonizados se desprende del otro, entonces, sobreviene el caos, la barbarie (en el peor de sus sentidos)… el colectivismo. Sin la disidencia, sin esa capacidad crítica que nos conecta con la realidad, la lealtad se convierte en impulso solidario sin cabeza, en generosidad sin criterio ni condiciones que termina alimentando a las bestias que nos rodean. La solidaridad incondicionada, el resorte de empatía que llevamos los europeos y europeizados impreso en los genes culturales, es nuestra debilidad.

Incluso de no ser solidarios nos acusan quienes no tienen la más mínima solidaridad, ni una ONG, ni un refugiado acogido en sus casas o en sus países. Y es, precisamente, exacerbando esa solidaridad sin cabeza mediante la culpa implantada gracias al control de los medios de comunicación, que el enemigo colectivista logra no solo que permitamos sino que promovamos y protejamos esa invasión de “civiles desarmados que huyen del hambre y la guerra” y traen dentro de ellos, como caballos de Troya vivientes, a las tropas ideológicas del colectivismo que acabará con la solidaridad haciéndola innecesaria gracias a la universalidad de la miseria.

El ocultado cambio climático hacia el enfriamiento global en el que ya hemos entrado, conlleva una carestía de alimentos y mayores necesidades energéticas que van a causar hambrunas conflictos violentos y oleadas migratorias como nunca se habían visto (https://ozyesite.com/2021/01/24/1315/)

Lo saben bien quienes mandan en el mundo, libre o sumiso. No tienen ninguna duda de que entramos en unos tiempos en los que la superpoblación que hemos permitido será el mayor enemigo de la Humanidad, porque los limitados recursos del planeta serán aún más insuficientes para atender no las aspiraciones de un nivel de vida similar al del Primer Mundo para toda la población, sino para atender a las mínimas necesidades básicas. Lo saben y han comenzado a implantar medidas desesperadas.

Una es la pandemia, coartada para el aislamiento, pobreza, incomunicación y, por tanto, capacidad de resistencia de las poblaciones occidentales de mayoría racial blanca, que es donde con más fuerza se ha aplicado la propagación del virus virtual con su secuela de catástrofe sanitaria por histeria y de falsa mortalidad por PCRs y, ahora, las sustancias transgénicas disfrazadas de “vacunas”, cuyos letales efectos se sentirán en toda su terrible magnitud tan pronto como este próximo invierno.

La otra, es la creación de zonas de seguridad migratoria.

Recientemente, ante la evidencia del desastre de la retirada de Afganistán (28 de Agosto de 2021), suceso que tendrá consecuencias muy superiores a las que los más pesimistas están vaticinando, la UE liberó (17 de Agosto de 2021) 9.000 millones de euros de ayuda para España. ¿Por qué? Para convertirla en un territorio de acogida. Para que los españoles más sumisos, crédulos e irresponsables de la Historia, acepten que África comienza en los Pirineos y su país forma parte de ese cinturón de seguridad en el que se tramitarán las solicitudes de asilo y las emergencias humanitarias.

De hecho, la recepción de refugiados afganos, a la que han negado casi todos los países europeos, se va a concentrar no en naciones musulmanas aliadas de EEUU, como marruecos, ni en las muy progresistas y solidarias China (que tiene frontera directa con Afganistán) o Rusia, sino en España.

Las dañinas consecuencias de las “vacunas”, muy superiores a lo que sus impulsores suponían, van a crear una situación en el mundo occidental, donde más se ha implementado su inoculación, que necesitará de potentes cortinas de humo para garantizar la impunidad de los responsables de lo que, si no hay un milagro, va a convertirse en el mayor genocidio eugenésico de la Historia de la Humanidad, salvo lo que la “Nueva Gran Hambruna” causada por el frío, las guerras y el invierno volcánico nos depare (https://ozyesite.com/2020/11/29/bioterrorismo/) Y una de esas cortinas, si no la principal, será la invasión migratoria. La otra, nuevas oleadas de pandemias, crecientemente mortíferas: un marburgvirus para el Tercer Mundo y un patógeno fantasma solapado con los síntomas de los efectos secundarios de las vacunas para el mundo occidental, dejando a salvo a China y su zona de influencia (Rusia, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda…)

Y todo confluye en un punto estratégico por geografía y por sus características sociales: España.

Hay prevista una gran coalición de las dos bandas políticas que han dominado el régimen de la Transición (inacabada hasta la democracia) para gestionar esta época oscura, con los medios de comunicación más serviles y habiendo comprobado los niveles de sumisión que la ciudadanía es capaz de alcanzar y que se encuentran entre los primeros puestos del peor Tercer Mundo. De hecho, el mayor fracaso sanitario mundial, conquistando el primer puesto en muertes/millón de habitantes durante el inicio de la Operación Pandemia (https://ozyesite.com/2020/09/20/operacion-pandemia/), una suspensión sin precedentes de derechos fundamentales, ya declarada ilegal por el Tribunal Constitucional y una destrucción económica también sin precedentes desde la Guerra Civil, quedarán completamente impunes gracias a ese pacto de la infamia que se vestirá de “pactos de la Moncloa” para crear una excepcionalidad política que gestione la que será, sin ningún milagro lo remedia, una de las épocas más oscuras para los españoles desde casi todos los puntos de vista.

Hay previsto despoblar España permitiendo la emigración selectiva de sus mejores hombres y mujeres para nutrir la mano de obra cualificada de la UE y mediante el incremento de la mortalidad y de la esterilidad de la población vacunada, la mayor de todos los grandes países europeos, para crear espacio vital donde acoger las oleadas migratorias que, a su vez, ayudarán a neutralizar aún más el ya de por sí debilitado sistema inmune del pueblo español.

Este invierno habrá frío, hambre dentro y, sobre todo, a las puertas de nuestro país, enfermedad y muerte entre los vacunados, persecución feroz contra los negacionistas y mucha solidaridad con los de fuera.

Solo el pueblo español que conserve algo de sus genes culturales, echado al monte y a la calle, armas en la mano, podría, como siempre, salvarse a sí mismo de la traición de los de arriba, los “nuestros” y los “otros”, hermanados en la defensa del negocio común: Pastorear, explotar y sacrificar, si fuera necesario, a los españoles.

Lo de siempre. La Vieja Normalidad vestida, ahora, de neocomunismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s